martes, 28 septiembre 2021

Renace con su historia

La reconstrucción y rescate  de los edificios patrimoniales enclavados en el casco urbano de la ciudad de Placetas constituye una necesidad. La Empresa municipal de Comercio y Gastronomía  con el apoyo del Grupo Empresarial de comercio y la contribución territorial de 1%, asumen el reto en el caso del Casino español.

La reconstrucción y rescate  de los edificios patrimoniales enclavados en el casco urbano de la ciudad de Placetas constituye una necesidad. La Empresa municipal de Comercio y Gastronomía  con el apoyo del Grupo Empresarial de comercio y la contribución territorial de 1%, asumen el reto en el caso del Casino español.

Parecía que parte  de la historia y la vida de los pobladores  del municipio de Placetas desaparecería  con sus edificios patrimoniales, debido  al mal estado constructivo de estas valiosas edificaciones. Sin embargo,  la voluntad de los hombres  hizo posible el inicio de su vuelta a la vida.

Así ocurre con el antiguo Casino español inaugurado por primera vez el primero de enero de 1872 por los Coroneles José Vergara e Iñarra y José Martínez Fortún y Erlés. Lugar que desapareció al culminar la Guerra de los Diez Años, luego de ser empleado como enfermería para atender a los heridos y enfermos de Remedios.

Por la importancia y desarrollo que adquirió el pueblo, José Martínez  Fortún y Erlés y su hijo José Martínez Fortún y Wilson, junto a un grupo de vecinos, deciden en el año 1881 crear nuevamente una Sociedad de instrucción y recreo para blancos que fueran socios.

En el año 1885 el Casino fue trasladado a otro edificio no lejos del anterior, y a finales del año 1888 se amplió y reconstruyó; obras que fueron inauguradadas el primero de enero de 1889.

Un mes después, el pueblo placeteño recibió y homenajeó en sus salones  al Mayor General Máximo Gómez, suceso que recoge el periódico local de la época.

En el año 1923, también un 1ro de enero, abrió sus puertas un nuevo Casino en el lugar que ocupa desde entonces, frente al parque «Rafael Casallas Monteagudo».

Con el triunfo revolucionario el lugar tuvo varios usos; pero el más recordado por los pobladores es el de Club Juvenil.

Ahora jóvenes manos del Grupo Duomo, perteneciente al Fondo de Bienes Culturales, contribuyen a hacer renacer la historia aquí guardada. Enfrascados en una primera etapa de trabajo, laboran en la restauración de la fachada y la impermeabilización del edificio. Labores  que asume la Empresa Municipal de Comercio y Gastronomía,  con el apoyo del Grupo Empresarial de Comercio y la Contribución territorial del 1%. Su objetivo: convertir la instalación en un Complejo gastronómico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.