sábado, 23 octubre 2021

«Científicos» de las combinadas de arroz

Gracias a la creatividad y al esfuerzo de los trabajadores vinculados a la reparación de las cosechadoras de arroz, hoy la Empresa Agroindustrial de granos “Emilio Córdova” cuenta con un parque activo que puede responder a la demanda de corte de los productores.

Un gran ajetreo reina en las instalaciones de la Empresa Agroindustrial de granos “Emilio Córdova”, rectora de la producción de arroz en Villa Clara. Los operadores de combinadas, obreros del taller de maquinado y los mecánicos están conscientes de que hoy la siega de la gran masa del cereal que posee la provincia se encuentra en sus manos y en su intelecto.

El operador de máquina cosechadora Benjamín Castro Pérez, que en ese momento se encontraba removiendo con una barreta de hierro la plancha de fondo del frente de pala de su equipo, visiblemente deteriorada, señala que ellos no se detienen y se buscan alternativas a la falta de piezas de repuesto, gases y electrodos, fundamentalmente.

Y es que para las reparaciones en esta contienda ha existido un déficit de gases industriales, electrodos, rodamientos, correas, poleas, compresores, baterías, la lista se hace interminable.

Según comenta Michael González Mantilla, quien se desempeña como Operador de cosechadora de arroz, ellos se han convertido en innovadores, pues para la reparación no se cuenta con piezas originales para los equipos, pero con la inventiva del colectivo hasta el momento se le ha dado solución a los principales problemas presentados.

Gracias a la creatividad, al esfuerzo y a la conciencia de estos trabajadores, ya 5 de sus máquinas cosechadoras se encuentran en la UBPC “Parrao”, de Encrucijada, la mayor de la Empresa, y se trabaja a ritmo acelerado en otras siete combinadas que apoyarán la demanda de corte en la provincia.

Yosvany Reyes Peñate, quien es otro de los operadores de cosechadoras, agrega que entre las principales modificaciones que se han realizado a las máquinas este año se encuentra la adaptación de una correa de marcha más pequeña que se localiza en el país, la sustitución de las bombas hidráulicas originales por otras de mayor calidad y resistencia, el cambio de la fibra de los discos de cloche y el remplazo de rodamientos y rodillos originales inexistentes por otros de fabricación nacional.

A los directivos y especialistas de la entidad, toca gratificar moral y materialmente a esos innovadores, aplicando los mecanismos de estímulo, la extensión y el registro de sus creaciones, pues a esos héroes, hasta ahora anónimos, apenas les alcanza el tiempo para propiciar que no se pierda en el territorio un solo grano del valioso cereal.


Reinaldo Cañizares

Periodista Ingeniero Químico de profesión, ama el Periodismo y la Literatura y el acontecer de su tierra: Encrucijada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.