sábado, 16 octubre 2021

Carlitos, sus 19 años y su decisión de hombre

Si algo se sobra en Cuba en tiempos de COVID-19 son historias de personas, anónimas y comunes, que se engrandecen por sus acciones. Esta es la historia de Carlos Alberto Hernández Castillo.

¿Y cómo tomó tu mamá la decisión?

“Nada más le dije que sería en el hospital militar y entraría a la sala de los positivos empezó a llorar, pero bueno como fue decisión mía la aceptó… al rato”.

Primero Ana Margarita se asustó mucho, ese miedo que se alberga en el corazón de cada madre cuando siente que no podrá proteger por ella misma a sus niños, pero ese sentimiento se mezcló con orgullo y luego con un montón de consejos que no deja de “recitar” cada vez que tienen un tiempo para comunicarse.

joven voluntario con su mama fb

 “Es que solo tiene 19 años”, me dijo en más de una ocasión.

Y es cierto, Carlos Alberto Hernández Castillo tiene 19 años y actualmente se encuentra apoyando al personal de limpieza de la sala de terapia intensiva del Hospital Militar Manuel Piti Fajardo de Villa Clara. Llegó ahí por decisión propia, como voluntario, y eso me sorprendió aún más.

joven voluntario en el militar fb

“Quería sentirme útil y decidí entrar. Con esta situación no podía salir de la casa a nada, así que se me presentó la oportunidad y la tomé”.

Cinco personas se encuentran actualmente en esa rotación. Trabajan 12 horas y descansan 24 “por supuesto no voy a la casa cuando termino, nos trasladan todos los días para La Granjita”. Y me recalca lo último con el sentimiento de quien protege a los suyos.

El joven santaclareño pasa su servicio militar en el Comité Militar Municipal como Orden 18, pero esta decisión resultó su compromiso personal ante la pandemia que vive el mundo por estos días. Una oportunidad que comparte con responsabilidad y bajo la supervisión de los servicios de salud y su familia. Esa familia para la que ya Carlos Alberto ha crecido en edad y en valores.

Estarán en “el militar” por 14 días y luego entrarán en el obligatorio aislamiento para garantizar su salud. Sobre su trabajo me comenta “hay que mantener la higiene de una sala y son bastantes cosas las que tenemos que hacer.”

“Limpiar la sala donde están los enfermos, botar la basura, sacar las ropas sucias, ponerlas en bolsas, meterlas en tanques y mantener limpios los cristales y las puertas. Pero tengo todos los medios para protegerme cada vez que entro a la sala de los contagiados”.

¿Y eso es lo más difícil para ti?

“Bueno lo más difícil es no poder estar con mi familia, son en total 28 días sin verlos y eso es bastante”.

Siento entonces entre líneas que Carlos Alberto tiene más madurez de lo que mamá piensa, porque entre emoticones y abreviaturas del chat no habló de esto como algo extraordinario. Lo siente común y espontáneo, un algo más de un joven de estos tiempos, con corazón y valentía de gigante.

¿Qué será lo primero que hagas cuando todo vuelva a la normalidad?

“Creo que salir con mis amigos que hace bastante no los veo”.

Mientras tanto estoy segura que seguirá recibiendo a cada rato los consejos de Ana Margarita, porque Carlitos tiene 19 años pero para mí ya alcanzó, con creces, la mayoría de edad.

Ya sé que tu mamá es sentimental -le comenté cuando nos estábamos despidiendo- y como todo muchachón me contestó: “jajajaja sip”.


Grettel Rodríguez Bazán

Colaboradora Licenciada en Periodismo por la UCLV 2009, disfruta las creaciones audiovisuales e imparte docencia sobre televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

3 comentarios

  1. Linda historia de uno de los jóvenes valientes de estos tiempos. Cierto que a sus 19 años ha sido la mayor decisión que ha tomado y, con ella, se ha convertido en un verdadero hombre de la Cuba de hoy.
    Conozco también de la angustia de Ana Margarita, su ,mamá, pero todo saldrá bien y, al final, reconocerá en esa decisión valiente, al hijo que crió y los valores que en él formó.

  2. Sin dudas un trabajo periodistico excelente y mejor la historia del entrevistado, el protagonista, simplemente es un joven seguro de si y acorde a su tiempo, un ejemplo a seguir, por eso la juventud son los artífices de los pueblos, felicidades, nos sentimos orgullos de ti, un abrazo

  3. bellas palabras sobre mi hemanito menor, no he podido evitar las lagrimas al leer este artículo. sin dudas todo un heroe y un orgullo en la familia, en Cuba y en el mundo. lo felicito a el por tan valiente decision y a usted por tan bello articulo