sábado, 16 octubre 2021

Aguas negras y coronavirus

Las autoridades de salud de Cuba han atendido históricamente el control y manejo de las aguas terrestres. Estas preocupaciones han llevado a perfeccionar constantemente el cuerpo legal para proteger este recurso natural e investigar sus posibles impactos sobre la salud

Hace más de 40 años el país no escatimó esfuerzos para remitir a Japón ejemplares vivos de tilapias capturadas en la presa Arroyo Grande -embalse al que van a parar los residuales de la ciudad de Santa Clara-, para determinar si era seguro consumir estos animales. La revisión no encontró problemas en la calidad de la carne, pero sí determino que múltiples gérmenes peligrosos habían colonizado la piel de los animales, lo que llevó a que solo se autorizara el uso eventual de estos animales para la elaboración de piensos.

Las preocupaciones sobre los posibles impactos de las aguas negras en la salud regresan en estos tiempos de coronavirus tras documentarse la aparición de rastros de COVID 19 en las aguas residuales de varias ciudades europeas. Expertos del Instituto de Investigación del Agua en Holanda reportaron la presencia de fragmentos del ARN del virus en una ciudad de ese país antes de que la urbanización confirmara oficialmente sus primeros casos.

La técnica empleada para conocer la posible presencia de coronavirus en las aguas residuales es muy parecida a las que se llevan a cabo en Europa para detectar la tuberculosis en animales. En dicho proceso se utilizan esponjas para extraer muestras y al líquido extraído se le realizan los PCR para conocer si hay presencia de ARN

Los expertos señalan que “es poco probable” que el virus se propague a través de las aguas residuales, pero a través de estos análisis se podrá determinar la cantidad de infecciones del virus monitoreando los niveles existentes o determinar la existencia o no de la enfermedad en un área determinada

Esto pudiera abrir una nueva línea de investigación en momentos en que el país trabaja para contener la pandemia y se ha sugerido tanto por la OMS, como por parte del Director de Epidemiologia de Cuba Doctor Francisco Durán, que el coronavirus pudiera convertirse en una enfermedad endémica

En las aguas negras además de los consabidos restos orgánicos, existe un coctel de sustancias entre las que se incluyen hormonas anticonceptivas, antibióticos, tranquilizantes, fármacos de amplio uso y cepas de gérmenes que enferman a la población, lo que apertura un interesante campo para la investigación científica.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.