miércoles, 28 julio 2021

Ortografía bajo influencia de redes sociales

Las formas de escribir y usar el lenguaje pueden ofrecer características de la personalidad del ser humano, razones suficientes para no descuidar su uso en tiempo de chat y redes sociales.

Las formas de escribir y usar el lenguaje pueden ofrecer características de la personalidad del ser humano, razones suficientes para no descuidar su uso en tiempo de chat y redes sociales.

La tecnología digital revolucionó al mundo y todas sus formas de expresión, desde el lenguaje hasta la escritura. Nuevas palabras se incorporaron al argot popular a semejanza del lenguaje informático y se hizo propio del habla coloquial. Pero, a la vez, empezamos a limitar el lenguaje a emoticones y la brevedad del texto del chat o del mensaje celular influenció otras formas de expresión. Ahorrando así caracteres y también el buen uso de las palabras o la ortografía.

Así las libretas del aula se han convertido en reflejo de lo que publican los jóvenes en redes sociales y la ortografía se ha visto carcomida hasta los huesos, o mejor hasta su tinta, en estas nuevas tendencias. La inmediatez del chat, el uso de abreviaturas, el querer comunicar con mayor rapidez en la escritura afecta directamente la aprehensión correcta de las palabras y por ende su posterior uso.

Cambio y omisiones de letras parecen pasar desapercibidas sin incidencia alguna, a veces encontramos mensajes indescifrables intentando sustituir letras por sonidos (b x ve) o números por palabras. Y sí que se puede ser creativo. El principal problema radica en lo que los especialistas denominan visualización errónea. Los pequeños y jóvenes actuales están más ligados y dependientes a las tecnologías con menor influencia de la lectura de libros por lo que suelen acostumbrarse a ver las faltas sin inconveniente alguno.

Según el artículo Las faltas de ortografía se disparan con el uso de redes sociales dentro de los errores más frecuentes están la ausencia de tildes, eliminar los signos de puntuación y confusiones entre ‘a ver’ y ‘haber’, ‘a’ y ‘ha’ o ‘¡Ay!’, ‘ahí’ y ‘hay’.

La realidad evidencia una falta de lectura y un apremio al escribir que también afectan el desarrollo del vocabulario y la expresión fluida de los nacidos en la era de internet. Incidencias no solo en Cuba también a escala global. Aunque los estudios sobre la influencia de las redes sociales en los modos de escribir no son conclusivos ni todos convergentes, lo cierto es que sí se cierta una tendencia a extrapolar las abreviaturas y palabras empleadas a otros escenarios.

No se trata de una cruzada contra las redes sociales, útiles en diferentes aspectos de la vida de las personas, incluso desde el ámbito promocional, económico y del conocimiento, conocer sus ventajas y desventajas resulta lo idóneo.

Cada vez son más tempranas las edades en que un niño recibe o accede algún equipo de tecnología digital para su comunicación. Comienza aquí la labor educativa y de selección de los padres encargados de proporcionarles otras formas de entretenimiento que contribuyan a su enriquecimiento espiritual y formación cultural.


Aliuska Brizuela Vega

Licenciada en Periodismo Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán y amante de la literatura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.