Vie, 23 julio 2021

La batalla a la COVID continúa, ud no baje la guardia

Seguir esas indicaciones que no han cambiado desde el inicio de la pandemia se hace hoy necesario. No abandonar y retomar por aquellos que las abandonaron implica seguridad.
foto: Trabajadores

Desde el mes de marzo del pasado año, hace aproximadamente 10 meses consecutivos que Cuba entabla una tenaz batalla contra la COVID-19, epidemia que afecta a todo el Orbe y que hace más de un año comenzó por China.

Desde sus inicios el llamado a la prudencia y a cumplir con los protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud y adecuados por cada país de acuerdo a sus posibilidades, se ha hecho eco; sin embargo, el contagio y la propagación continua, yo diría más, es un vaivén.

Altas y bajas oscilan desde entonces en el mundo entero y no es menos cierto que tiene un alto nivel de contagio, pero según los especialistas, lo que más incide en ello es la poca percepción del riesgo que aún tienen las personas en su gran mayoría.

Conozco por las propias redes sociales que en diferentes países se ajustan las medidas para su detención sin lograrlo aún. La existencia de la vacuna en algunos países que ya se aplica en menos escala aun a manera de prueba no puede confiarnos a su espera, porque mientras, la epidemia hace sus estragos.

En Cuba las orientaciones de las máximas autoridades sanitarias y gubernamentales se hacen permanentes desde entonces, pero la población que en sus inicios las cumplió con más disciplina, hoy está confiada e indisciplinada en muchos casos, y volvimos casi a los inicios de su aparición en la isla.

Villa Clara hoy exhibe altos índices de infestación y propagación, cuando necesitamos que continúe el cumplimiento de las medidas sanitarias indicadas y que se retomen en aquellos lugares que por descuido dejaron de cumplirse.

Salgo de casa solo a cubrir las necesidades básicas porque trabajo desde mi hogar, y la irresponsabilidad que observo en las calles, bodegas y centros que expenden alimentos y artículos básicos está latente. La población volvió a confiarse porque con el regreso a la nueva normalidad, creían que íbamos venciendo la epidemia, y no es así.

Siempre las autoridades llamaban a no descuidar el frecuente lavado de las manos, el distanciamiento físico y el uso de las mascarillas. Sin embargo, repito, nos confiamos y el resultado es el regreso hoy, a fases que habíamos vencido.

Por solo citar a Villa Clara, retrocedió a la fase III, con Santa Clara y Cifuentes en la fase I y Sagua la Grande a la fase de trasmisión autóctona hasta el momento. Las medidas tomadas ya son férreas y necesarias para evitar una mayor trasmisión y hay que cumplirlas y velar todos por su cumplimiento.

En uno de mis comentarios del mes de diciembre cuando todos nos disponíamos a festejar el fin del año 2020, y con él, 366 días de estrés y sufrimiento derivados de la pandemia, llamé a cumplir con el protocolo sanitario; expresamente aseguré: «si no se extreman las medidas sanitarias el rebrote se hará incontrolable y lejos de festejar los encuentros, tendríamos que lamentarlos».

Aclaré también: «no llamo a que las familias no se reúnan y compartan, mi llamado es a la responsabilidad ciudadana con el cumplimiento de las medidas sanitarias para evitar el contagio».

Todos deseábamos el fin de 2020, pensando y anhelando que, con él, el fin de la pandemia y de todas las calamidades ocasionadas ese año, pero no fue así.

Llamé a la necesidad que las reuniones familiares se caracterizaran por un festejo con responsabilidad cumpliendo con todo lo establecido para evitar llegar a la situación actual y lograr que el 2021 fuera mejor. Sin embargo, hoy tenemos que lamentar que muchos no cumplieron.

Vuelvo a las celebraciones tradicionales de diciembre que implicaban un reto ante la coyuntura de la COVID-19. Muchas familias y amigos se reunieron luego de un año de cuarentena y aislamiento físico y, precisamente por eso, los gobiernos y autoridades sanitarias de los cinco continentes dictaron medidas enfocadas en disminuir los riesgos de contagio durante los festejos.

Disfrutar de la interacción social sin que se dispararan los casos de la COVID-19 era un gran desafío, razón por la cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió recomendaciones específicas que respaldaban la gestión de las autoridades locales.

La principal recomendación de salud de la OMS era que la ciudadanía global celebrara el fin de 2020 y la llegada de 2021 de manera segura, o lo que es casi lo mismo, sin toda la familia, respetando la fase en la que se encuentre la comunidad, y evitando reuniones con personas de diferentes núcleos. Pero esto no funcionó así, y los datos de contagios hoy lo demuestran.

Seguir esas indicaciones que no han cambiado desde el inicio de la pandemia, se hace hoy necesario. No abandonar y retomar por aquellos que las abandonaron implica seguridad.

Repito: mantén desinfestado el hogar, reciba solo las visitas necesarias, y no salga de él sin necesidad; no olvide la mascarilla, hágala parte de su atuendo diario, utilice sus utensilios para comer o beber y mantenga el distanciamiento físico establecido.

Recuerde la batalla contra la COVID continúa, ud no baje la guardia.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Un comentario en "La batalla a la COVID continúa, ud no baje la guardia"

  1. Los pueblos no resisten mas el abandono del tratamiento a la covid y tiene que existir cambio de poderes en los países capitalistas y de estos los que están en desarrollo.