Mar, 22 junio 2021

Tu libertad y tu derecho (¿y los míos qué?)

Opinión personal tomada del perfil en Facebook de la profesora María Del Carmen Hernández Carús, para quien la libertad individual tiene límites muy claros cuando afecta los derechos de otra persona.

Anoche, mientras veía el noticiero de TV, en ese segmento donde Humberto explicaba algunas cosas relacionadas con el tema que tanto ha dado que hacer en estos días, (¡Qué bien se expresa Humberto! ¡Qué lindo es!), pero bueno dejemos los piropos y vamos al asunto. 

Cuando vi el video donde aquel joven artista dijo que iba a salir desnudo para la calle, en tono de amenaza yo recordé algo que me sucedió en la universidad hace más de 20 años.

Les cuento:

En el plan de trabajo de cada año, que se firma al comenzar este y por el cual se evalúa nuestro desempeño al final, hay un rubro relacionado con tareas de extensión universitaria, la visita a la residencia estudiantil se incluía en él, pero un día….

Llego al bloque 900 (albergue de mujeres), toco a la puerta de un cuarto y me abre con la mayor naturalidad del mundo un joven que solo llevaba puesto un calzoncillo. Lo miré, di media vuelta y me fui.

En la primera reunión del núcleo del Partido que hubo después de esto, pedí permiso y dije… En una visita que hice al bloque 900 me recibió un varón en calzoncillo, hermoso muchacho la verdad, digno de admirar, pero yo no tengo la obligación de ver a alguien que yo no desee en paños menores, así que como lo oyen no voy más a visitar la residencia hasta que la persona que permitió este relajo, lo arregle…

Aclaro en este punto que cuando yo estudié en la Universidad no se permitía el acceso de varones en los cuartos de hembras ni al revés. Que, además por muy moderna que yo sea y trate de comprender a los jóvenes, hay cosas que ya no me entran en la cabeza, aunque quiera. Como dice mi amiga Ileana Moreno, nuestra generación fue formateada con un sistema operativo diferente.

Bueno, pues el asunto es, que ejerciendo mi libertad de expresión y de movimiento y de todo lo demás que le quieran llamar, yo no fui nunca más a ese tipo de visita a la residencia y a mí nadie me evaluó de mal mi trabajo ese año, ni los que vinieron después, no sé si será que lo comprendieron o porque sabían que yo iba a dar la pelea hasta el final.

Asociando lo que pasó con lo que vi anoche

Si cualquier día ese artista se le ocurre salir desnudo para la calle, ejerciendo su libertad de expresión, ¿Que hago yo si nos tropezáramos? ¿Cómo ejerzo mi derecho a no ver semejante desparpajo? Si lo acuso con la policía soy una chivata, si la policía lo apresa es un abusador y le viola sus derechos.

¿Qué derecho defiendes con eso, muchacho mal educado? ¿Quién te dijo que tú tienes el derecho de violar el mío? ¿Qué harías tu si un hombre se pasea desnudo delante de tu hermana, de tu madre, de una amiga querida? ¿Quién te dijo que ese comportamiento arregla los problemas que tiene este país?

¿No te das cuenta que te están usando?

 ¿Tú piensas que algún americano rubio te va a sentar a su mesa, con su familia, como un amigo? No eres su compañero de lucha porque de eso ellos no saben.

 Trata de pasar en cueros frente a la residencia de uno de ellos para que veas que no haces el cuento.

Vuelvo al comentario de Humberto, tu libertad tiene límites cuando violas la mía, la de nosotros, la de la mayoría y el dialogo se torna difícil y hay que decir como entonces, como siempre, NO NOS ENTENDEMOS Y EL COROJO SE ROMPE CUANDO SE TENGA QUE ROMPER.

Última hora:

¡Terminando de escribir esto, veo al otro desnudándose también! ¡Que calor tiene esta gente! Y que desvergüenza,  además.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

3 comentarios

  1. Muy diáfanas las palabras de la profesora María del Carmen, comprensibles por cualquier persona que razone medianamente, no hay que ser universitario para entender todo lo que expresa la citada profesora. Considero en ocasiones permitimos muchas cosas que no se deben… y en efecto tenemos mucha tolerancia con "ciertos derechos" y su bla bla bla y ?los nuestros que?… si yo no cumplo con lo que debo hacer, me truenan, para decirlo en buen cubano, pues al que haga cosas como estas, que lo truenen también…