Sáb, 19 junio 2021

Febrero ha sido el mes de mayor transmisión y mortalidad por la COVID-19 en Cuba

Si en enero se registró un récord de 15 536 casos, en febrero se diagnosticaron 22 998 positivos al SARS-COV-2, superando al periodo anterior en 7 462, para llegar a un total de 50 590 pacientes confirmados a la enfermedad desde marzo de 2020.

Tal y como lo advirtieron los pronósticos matemáticos, la curva de contagios de la COVID-19, que comenzó a ascender en enero, se mantuvo elevada durante febrero de 2021, aspecto que propició que se reportaran las mayores cifras de casos confirmados y fallecidos en el país para un mes, desde el comienzo de la pandemia.

Si en enero se registró un récord de 15 536 casos, en febrero se diagnosticaron 22 998 positivos al SARS-COV-2, superando al periodo anterior en 7 462, para llegar a un total de 50 590 pacientes confirmados a la enfermedad desde marzo de 2020, de acuerdo con datos ofrecidos en el parte habitual por el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

En el mes más corto del año, nuevamente la mortalidad asociada a las complicaciones del contagio de la COVID-19 incidió de forma negativa, sobre todo en la población de la tercera edad, al contabilizarse, en la etapa, 108 fallecidos por la epidemia, un dato sin precedentes, que superó a los 70 decesos ocurridos en enero.

Aunque la letalidad en el país es de 0,65 %, muy baja con relación a la del mundo y la de América, es igualmente lamentable, porque -como ha comentado en reiteradas ocasiones el doctor Durán- se trata de la pérdida de vidas humanas, en medio de tantos esfuerzos del personal médico de la Isla.

Los contagios en edades pediátricas volvieron a ser elevados. Solo en febrero se detectaron 2 719 pacientes menores de 18 años. En todo el periodo de la pandemia, desde marzo hasta ahora, se ha diagnosticado un total de 5 651 casos en este grupo vulnerable, de los cuales 4 233 corresponden al año 2021 y, de estos, alrededor del 5 % son menores de un año.

Hasta el cierre del 28 de febrero, se encontraban activos 689 casos pediátricos, mientras el 89,7 % ya se ha recuperado y no se reportaba ninguno en las salas de terapia intensiva.

No obstante la compleja situación epidemiológica que aún atraviesa el país, las medidas de contención implementadas para evitar la transmisión de la enfermedad están dando resultados.

La disposición de un nuevo protocolo para viajeros, desde el 6 de febrero pasado, que estableció la cuarentena en centros de aislamiento para todo el que arribe al país, disminuyó notablemente la incidencia de casos asociados a viajeros, aunque quedó la transmisión autóctona generada por el incumplimiento de las normas establecidas para la reapertura de los aeropuertos internacionales, en noviembre de 2020.

El balance positivo de altas médicas-ingresos registrado en las últimas jornadas ha permitido la reducción de los activos confirmados, que ascendían, a principio de mes, a más de 5 000, y al cierre del 28 de febrero se contabilizaban en 4 104 pacientes ingresados con el virus.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.