viernes, 24 septiembre 2021

Después de la tormenta… el país que nos debemos

Aunque el país logró prepararse y tomar las medidas necesarias para evitar, en primer lugar, pérdidas de vidas humanas, así como daños materiales, la tormenta tropical Eta impactó, fundamentalmente, en la agricultura, los viales, las viviendas y el abasto de agua.

Aunque el país logró prepararse y tomar las medidas necesarias para evitar, en primer lugar, pérdidas de vidas humanas, así como daños materiales, la tormenta tropical Eta impactó, fundamentalmente, en la agricultura, los viales, las viviendas y el abasto de agua, informó este miércoles Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, en el programa Mesa Redonda.

El propio 8 de noviembre, recordó, tuvo lugar una reunión del Órgano Económico y Social del Consejo de Defensa Nacional, encabezada por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la cual fueron evaluadas las áreas de mayor riesgo, el estado de los embalses y, a partir de la experiencia de los cubanos en el enfrentamiento a estos eventos, se adoptaron todas las medidas para minimizar los daños.

Cuba se preparó, dijo Gil Fernández, al tiempo que repasó el sistema de trabajo establecido por el Gobierno, en contacto directo con los territorios, para llevar adelante la recuperación.

Tras el paso de la tormenta, apuntó, la máxima dirección del país recorrió las provincias más afectadas, donde fueron constatados los perjuicios y, sobre todo, el apoyo del pueblo para revertir las pérdidas.

Como parte de las medidas, apuntó, fueron evacuadas alrededor de 89 000 personas, unas 73 000 en casas de familiares y amigos, lo que demuestra la vocación solidaria de los cubanos, y otras 16 000 en centros de evacuación.

«Se aprecian daños para el país y la economía, pero lo más importante es que estamos enfrascados en la etapa de recuperación, en la cual el pueblo ha participado de manera disciplinada», resumió.

Durante su intervención, reconoció la situación tensa de la economía, de ahí la importancia de trabajar con mucho empeño para recuperarnos en el menor tiempo posible, pues los daños son reales.

Respecto a las proyecciones para 2021, Gil Fernández acotó que «se incrementan los niveles de actividad en determinados renglones agrícolas, y las acciones de recuperación nos pondrán en mejores condiciones para enfrentar el nuevo año, pues en muchos lugares la solución a los impactos está siendo definitiva».

La recuperación, subrayó, no se concreta de un día para otro; pero el país dispone de los recursos básicos fundamentales para asumir el restablecimiento de la agricultura, el área hidráulica, y a ello se suman las reservas operacionales con las cuales funciona la economía. Todo ello, apuntó, nos permite responder con prontitud ante los daños, a pesar de las limitaciones.

Al concluir, el Ministro de Economía y Planificación evocó el pensamiento del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, quien nos enseñó a trabajar con firmeza, consagración, capacidad de respuesta, disciplina y, sobre todo, con la unidad de nuestro pueblo.

«Nos corresponde mirar hacia adelante, buscar reservas y potencialidades. Ya nos vamos recuperando en algunas actividades y las tareas de mayor importancia de la estrategia avanzan, lo que nos permite laborar no solo en pos de la recuperación, sino a favor del desarrollo económico y social», concluyó.

PRINCIPALES AFECTACIONES EN LA AGRICULTURA

La campaña de frío tributa al país más del 60 % de la producción del próximo año, al menos en los cultivos principales; de ahí que desde el mes de julio se empiecen a preparar las tierras para iniciar en septiembre la siembra de viandas, hortalizas, granos y otros alimentos, recordó Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de la Agricultura durante su intervención.

Nuestra agricultura, señaló, llegó a esta campaña con antecedentes no muy favorables, debido al paso de la tormenta tropical Laura en agosto y las afectaciones que provocó en la producción de plátano en varios territorios, así como las abundantes lluvias reportadas en las últimas semanas, que han dificultado la preparación de las tierras.

«El paso de Eta vino a acentuar esta situación que ya teníamos».

Tras el balance realizado hasta la fecha –pues todavía hay lugares donde, debido a las inundaciones, no se ha podido terminar de cuantificar las pérdidas– se reportan afectaciones en 12 cultivos:

  • Plátano: se afectaron 1 858 hectáreas, con un estimado de 6 962 toneladas, en tanto se han recuperado 356 hectáreas.

Según destacó Rodríguez Rollero, el país se encuentra inmerso en un proceso gradual de reordenamiento de las plantaciones, pues en el caso del plátano no se elimina la cepa, se queda, y esa plantación se va preparando para volver a la producción. 

  • En el caso del frijol, que es un cultivo de ciclo corto, muy susceptible a la humedad, se reportan daños en 3 451 hectáreas, con un estimado de 1 458 toneladas, y se han recuperado 294 hectáreas.
  • Maíz: se dañaron 1 415 hectáreas, con un estimado de 468 toneladas, y se han recuperado 158 hectáreas.

Tras estos daños y otras problemáticas que ya se venían reportando en este cultivo, no se podrá cumplir el plan previsto de entrega al balance.

  • Tomate: hubo pérdidas de 1 105 hectáreas, con un estimado de 2 489 toneladas. Se han recuperado 45 hectáreas.
  • Yuca: se dañaron 4 052 hectáreas, con un estimado de 10 225 toneladas. «En este caso, como se trata de un cultivo susceptible al exceso de humedad, una gran cantidad se pudrió bajo la tierra, y hasta la fecha se han logrado recuperar 646 hectáreas».
  • Cebolla: hubo pérdidas de 74 hectáreas, con 831 toneladas, y no se reporta recuperación.
  • Boniato: se dañaron 875 hectáreas, con un estimado de 1 126 toneladas, y se han recuperado 189 hectáreas.
  • Arroz: se afectaron 9 945 hectáreas, con un estimado de 19 576 toneladas de arroz cáscara húmedo, que representan unas 10 000 toneladas de arroz consumo. Se perdieron totalmente cerca de 2 800 hectáreas y 7 300 toneladas.

Aunque cumplimos el plan reajustado para este año, de unas 104 000 toneladas  de arroz, en el sistema de agricultura, y como parte de la campaña de frío, cosechamos el arroz, lo ponemos en silo y lo dejamos para molinar en el mes de enero del próximo año, precisó el Ministro.

No obstante, como consecuencia de las afectaciones, no podremos hacer todo lo que teníamos proyectado, puntualizó, pues el exceso de agua arrastró el arroz, y tapó plantaciones que ya estaban florecidas.

El llamado es a sacarle la parte positiva a estos daños, cosechar todo el arroz que sea posible y preparar una buena campaña de frío.

  • En el caso del café, hay afectaciones en 882 toneladas de café cereza por goteo, y un estimado de 114 toneladas de café oro.
  • Cacao: los daños se observan en 74 hectáreas, con un estimado de 0,92 toneladas.
  • Tabaco: de 1 171 hectáreas, se reportan 584 perdidas y 222 afectadas. Por otra parte, hay más de 189 600 canteros de semilleros tradicionales de tabaco totalmente perdidos y 88 445 afectados, así como 329 millones de posturas destruidas.

Como media, las principales afectaciones en los cultivos antes mencionados se reportan en Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Villa Clara y Pinar del Río.

  • En la agricultura urbana, suburbana y familiar, se afectaron más de 39 000 canteros.

De forma general, precisó el Ministro de la Agricultura, tras el paso de Eta se afectaron 24 691 hectáreas, con una producción estimada de 43 162 toneladas de productos agrícolas; no obstante, se han recuperado
1 688 hectáreas.

  • En relación con los animales y la infraestructura asociada a la agricultura, no se reportan perjuicios afectaciones de consideración.

LÍNEAS ESTRATÉGICAS PARA LA RECUPERACIÓN

  • Se impulsa el desarrollo de las campañas de siembra de cultivos varios, tabaco y arroz, como parte de la campaña de frío, sin renunciar a una sola hectárea de lo planificado, aun cuando haya que cambiar la estructura de cultivos.
  • Se prioriza la zafra cafetalera, para cosechar todo el café maduro que existe y evitar el goteo del grano. La intención es que se acopie el que está en el suelo hasta donde sea posible.
  • Se estimula la preparación de la tierra y la siembra de la campaña tabacalera.
  • Se cosecha al máximo el arroz maduro acamado, se estiman bien las pérdidas y se adoptan medidas para iniciar, cuando sea posible, la campaña de frío.
  • Se recuperan y siembran las casas de cultivos, en las que se desmontaron las cubiertas.

UNA VEZ MÁS PRUEBA SU VALÍA LA INFRAESTRUCTURA HIDRÁULICA CUBANA

La infraestructura hidráulica con que cuenta el país fue vital para evitar que, durante el azote de Eta a la Isla, las intensas lluvias tuvieran nefastas consecuencias en materia de inundaciones, afirmó Antonio Rodríguez Rodríguez, presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (inrh).

De acuerdo con el directivo, la existencia de un sistema de trabajo conjunto con el Instituto de Meteorología, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y la Defensa Civil, permitió una preparación previa al paso del evento.

El monitoreo constante de la situación climatológica hace posible informar, de manera oportuna, no solo a la máxima dirección del país, sino a organismos grandes consumidores de agua y que, a la vez, pueden sufrir significativas afectaciones, como es el caso del grupo empresarial Azcuba, la Agricultura y la Industria Alimentaria.

«Se ha trabajado para fortalecer el sistema de alerta temprana, lo que permitió anticiparse 72 horas al paso del evento, para realizar las operaciones necesarias que pudieran evitar mayores daños e inundaciones», aseguró.

SITUACIÓN HIDROLÓGICA DEL PAÍS

  • Hasta octubre, precipitó en Cuba el 102 % de la media histórica para el periodo, y solo en ese mes llovió el 140 % del promedio registrado.
  • En los primeros cinco días de noviembre llovió el 60 % de la media para el mes, por lo que se recibió al evento con suelos saturados y volúmenes importantes en los embalses.
  • Del 6 al 12 de noviembre se acumuló el 152 % de la media para el mes (occidente 193 %, centro 223 %, y oriente 84 %).

DURANTE EL AZOTE DE ETA:

  • 121 estaciones tuvieron acumulados superiores a 200 mm.
  • 34 superiores a 300 mm.
  • 9 superiores a 400 mm. 
  • 2 superiores a 500 mm.

«La infraestructura hidráulica existente en el país permitió retener un alto porciento de esos volúmenes en nuestros embalses, y que el resto no se vertiera de manera súbita», explicó el Presidente del inrh.

Al iniciar el evento, los embalses cubanos se encontraban a un 69 % de llenado y, durante el evento, se superó la media en 102 millones, y se llegó, así, al 75 %.

Rodríguez Rodríguez explicó, además, que durante el paso de Eta se lograron recuperar 848 millones de metros cúbicos de agua, pero el volumen vertido fue de 1 449 hectómetros, «quiere decir que, si no existieran los embalses, hubieran sido más de 2 000 millones de metros cúbicos inundando diferentes zonas», apuntó.

Aunque los daños fueron mínimos y de poca trascendencia en este sector, hubo 103 equipos sin roturas, porque fueron evacuados a tiempo y ya se colocaron todos. De las 26 averías en conductoras, 23 ya fueron resueltas, y la falta de electricidad en áreas del sector se restableció, en menos de 48 horas, en todos los casos.

De acuerdo con el titular del inrh, el compromiso con el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez y con la máxima dirección del país y con el pueblo, es que cada cosa que se haga en función de recuperar las afectaciones tenga más calidad que antes.

La experiencia, tras el paso de la tormenta tropical, fortalece la voluntad del país de seguir adelante con lo previsto en el planeamiento hidráulico, que incluye la construcción de 530 embalses, de los cuales ya se han materializado 242. 

¿POR QUÉ HAY RESTRICCIONES DE ABASTO EN ALGUNAS ZONAS DE LA HABANA?

En respuesta a esta interrogante, el Presidente del inrh señaló que «el hecho de que haya llovido no implica que espacialmente haya llovido en todos los lugares. El hecho de que una cuenca esté en estado normal no significa que tenga el nivel medio que deberíamos tener para esta fecha».

«Aunque se han recuperado algunas fuentes, otras, como es el caso de Ariguanabo, no llegan a ese nivel medio necesario y, por ese motivo, existen restricciones para el abasto», afirmó.

Finalmente, refirió que, en lo logrado hasta hoy, ha sido determinante el vínculo con los consejos de defensa provinciales, así como con los ministerios de Economía y Planificación, y de Finanzas y Precios, para tener claridad de la disponibilidad de recursos y ser más objetivos en todo lo que se haga. De igual manera, calificó de beneficioso el contacto con el pueblo a través de las redes y el apoyo de los medios de comunicación.

«Se ha estado intercambiando con gobernadores e intendentes, porque el plan de desarrollo hidráulico hay que llevarlo hasta los municipios», concluyó.

f0182947
El programa constructivo en el país apuesta, durante esta etapa de recuperación, a la búsqueda de soluciones rápidas, eficaces y más duraderas, de cara a futuros eventos meteorológicos. Foto: Leidys María Labrador Herrera

SOLUCIONES RÁPIDAS Y MÁS DURADERAS PARA EL PROGRAMA CONSTRUCTIVO

Con significativas afectaciones en viviendas y viales a lo largo de todo el territorio nacional, asociadas a las intensas lluvias de Eta, el programa constructivo en el país apuesta, durante esta etapa de recuperación, a la búsqueda de soluciones rápidas, eficaces y más duraderas, de cara a futuros eventos meteorológicos.

René Mesa Villafaña, ministro de la Construcción, manifestó que, a pesar del impacto negativo del fenómeno hidrometeorológico, se podrá honrar el plan de la vivienda para este 2020, que es de 41 014 viviendas, de las cuales, hasta el cierre del mes de octubre se habían culminado 40 215 casas, lo que representa el 98 % de lo comprometido.

Precisó que este programa se ha comportado de forma creciente en los últimos años, con el propósito de frenar el deterioro del fondo habitacional en Cuba, mediante las moradas construidas por el Estado; las viviendas subsidiadas, conocidas como células básicas para familias vulnerables, y las construcciones por esfuerzo propio.

ESTOS PROGRAMAS EN 2020 SE COMPORTAN DE LA SIGUIENTE MANERA:

  • 23 429 casas construidas por esfuerzo propio.
  • 10 547 por el plan estatal.
  • 6 239 subsidios (células básicas).
  • Aun cuando estas cifras demuestran que se trabaja para fortalecer el ritmo constructivo en el país, Mesa Villafaña señaló que, previo a las afectaciones de la tormenta tropical, en la Isla se han reportado en los últimos 20 años 1 160 886 daños asociados a eventos climatológicos.

De estas afectaciones, dijo, han sido resueltas 1 107 330 viviendas, quedando pendientes 53 556 casas, de las cuales el 96 % son derrumbes totales o parciales, teniendo en cuenta que se le ha dado prioridad a la solución de los daños de cubiertas.

Respecto a los impactos negativos provocados por Eta, informó que aún se cuantifican los perjuicios, tanto en el fondo habitacional como en los viales, debido a que quedan zonas de la montaña donde pudieran aparecer nuevos reportes.

Para ello, «se visitan los hogares, para conformar las fichas técnicas, evaluar la magnitud de la afectación y los recursos que demandan, a partir de que más del 95 % de los aseguramientos está en los territorios», significó.

SE REPORTAN PRELIMINARMENTE 779 AFECTACIONES:

  • 49 derrumbes totales.
  • 160 derrumbes parciales.
  • 62 derrumbes totales de techo.
  • 470 derrumbes parciales de techo.

Se incluyen las filtraciones en cubiertas, las cuales recibirán soluciones con impermeables que se producen en el país.

Además, se reportan 251 afectaciones a facilidades temporales (personas afectadas por eventos anteriores).

El titular del ramo comentó que los territorios más afectados han sido Ciego de Ávila, con 305 viviendas; Sancti Spíritus, con 157, y Granma, con 134; seguidos por Pinar del Río (70); Villa Clara (62); Artemisa (29); Camagüey (10); Guantánamo (5), y Cienfuegos y Las Tunas.

Mesa Villafaña destacó la prontitud con la que se ha actuado en las provincias para dar respuestas a las personas afectadas, logrando que, hasta la fecha, hayan quedado resueltas 116 viviendas.Los mayores avances se encuentran en Granma, con 98; Ciego de Ávila, con 17, y Camagüey, con cuatro.

Aclaró que se priorizan las soluciones de derrumbe total y parcial de techo, las cuales deben quedar culminadas antes del cierre del año. Indicó que los derrumbes parciales y totales de viviendas «se incorporan a la erradicación de afectaciones climatológicas por eventos meteorológicos extremos, que es un programa priorizado dentro de las asignaciones de los recursos del país, con seguimiento por los gobiernos territoriales.

Puntualizó que se reportaron daños en los viales de 11 territorios, con más de 150 afectaciones principales, de ellas 97 en vías, 29 en obras de fábrica y 26 en puentes. «Estamos trabajando para resolver en noviembre y en diciembre estas afectaciones, con el apoyo de varias brigadas», expresó.

El directivo mencionó, entre las acciones para minimizar los daños en el sector, frente a los intensos periodos de lluvia, la integración de varias entidades, inversionistas y proyectistas, para acometer obras de mayor inversión, pero con más durabilidad y resistencia.

En ese sentido, destacó el reinicio reciente de la fábrica de cemento de Cienfuegos, detenida por afectaciones hidráulicas, cuya entrega diaria de 3 500 a 4 000 toneladas, permitirá agilizar las obras constructivas en todo el país.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.