Lun, 1 marzo 2021

El camino de hierro a sus 183 años de creado

El ferrocarril en Cuba se introdujo en la década de 1830, y con él nacía el primero de América Latina y el séptimo en el mundo.

Desde sus inicios el ferrocarril fue empleado con fines económicos y posteriormente para facilitar la transportación masiva de pasajeros de un punto a otro del territorio nacional.

El primer tramo ferroviario de Cuba, de La Habana a Bejucal de 17 millas (27,3 kilómetros), se concluyó e inauguró el domingo 19 noviembre de 1837, 11 años antes de que España tuviera el suyo, entre Barcelona y Mataró. A partir de entonces como consecuencia del desarrollo de la industria azucarera se aceleró su ampliación y llego a Las Villas.

En la década de 1850 – 1860 toca a las puertas de la ciudad de Santa Clara. Sagua la Grande en 1853 con el tramo que unió esa ciudad con el puerto de la Isabela para dar respuesta a las embarcaciones de azúcar y sus derivados. Sagua era próspera y rica en tierras e ingenios azucareros en aquel entonces.

A partir de entonces las grandes industrias se unen a la azucarera en su desarrollo y entre 1853 y 1860 quedan unidad por el ferrocarril las ciudades de Cienfuegos, Palmira, cruces, Ranchuelo, Sagua y Santa Clara.

En contraste con el occidente y centro, la mitad oriental de la isla, al este de Santa Clara y Caibarién, tuvo un desarrollo escaso del ferrocarril antes de 1898. Factores como la menor densidad poblacional, la geografía, el escaso desarrollo de la industria azucarera y la primera guerra por la independencia cubana (1868-1878), lo impidieron. Luego, paulatinamente se fue desplazando por tramos hasta llegar al Oriente cubano, (/este último fue más lento su introducción y desarrollo y tardó un poco más).

Hoy continúan las transportaciones de pasajeros de Occidente al Oriente: cargas, azúcar y sus derivados, materiales de construcción, alimentos y otros llegan feliz a su destino gracias al camino de hierro.  

La instalación de las vías férreas en Cuba y cierto avance tecnológico de sus equipos significaron desde sus inicios un gran paso de avance para el desarrollo económico y comercial de la Isla, pues con la presencia del ferrocarril se acorta el tiempo utilizado en recorrer las distancias.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.