miércoles, 28 julio 2021

Yogurt y avena: Una excelente combinación

En tiempos de estar en casa y de aprovechar el abastecimiento de que disponemos, crear recetas nuevas y ahorrar a la vez, es una buena opción. Una combinación excelente para alimentarse bien y activar el pensamiento.

Comencé con la elaboración de un litro de yogurt como he hecho en otras ocasiones partiendo de una muestra fresca pero esta vez no me salió bien, se me corto como suele decirse cuando esto sucede.

Ante la pérdida de un litro de leche, no me senté a lamentarlo, busqué alternativas para aprovecharlo, y aunque no me gusta la cocina como he repetido tantas veces, sí me gusta degustar buenas elaboraciones y no desperdiciar alimentos. Así me enseñaron en casa.

Aprovechar el tiempo y los recursos disponibles siempre ha sido la máxima que aprendí desde pequeña y pongo en práctica.

En otras ocasiones ya he elaborado recetas cuyo ingrediente principal es la harina de trigo y he sustituido por la avena: Flanes, frituras, hamburguesas y empanizados he puesto en la mesa y ha gustado a mi familia.

Uso la avena como sustituto de la harina de trigo no solo por la carencia de este último, sino también por las propiedades que tiene la avena como alimento que también he descrito en otros momentos y que se encuentran en cualquier texto, además de ser recomendado por médicos y especialistas.

Para mi receta en cuestión, como para el resto, primero tomé los copos de avena que se expenden en las tiendas y los pasé en seco por una batidora o licuadora extrayendo un polvo como resultado. Desde entonces no me preocupa la existencia de la Harina de trigo en el mercado.

Este delicioso pastel que acabo de elaborar tiene como ingredientes: un vaso de yogurt (de ese que se me cortó) aunque puedes usar uno normal, un huevo, cuatro cucharadas de avena en polvo, dos de pan rallado, y de no tenerlo, sustituir por dos más de avenas, azúcar al gusto (en mi caso solo dos cucharadas rasas por mi condición de diabética) revolver hasta compactar la mezcla. Si quiere hacer uno más grande, pues incremente la receta según las proporciones.

Hacer un caramelo, verter la mezcla y cocinar entre 45 y 50 minutos en baños maría. Luego de enfriar virar en un plato y listo para consumir. De seguro no se arrepentirá de su pastel. Delicioso y nutritivo como cualquier plato. 


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.