Vie, 23 julio 2021

Jugos, refrescos, tés fríos y helados para el verano

Con la llegada del mes de junio ingresamos a la temporada calurosa y es momento de darle una atención especial a nuestra alimentación para combatir el intenso calor.

Con la llegada del mes de junio ingresamos a la temporada calurosa y es momento de darle una atención especial a nuestra alimentación para combatir el intenso calor.

En particular soy de las que pierdo el apetito y solo me interesa el consumo de líquidos en esta época del año. A mi criterio, Junio es el mes en el que siento más presión de calor, quizás porque es cuando comienza a golpear el verano tras unos meses más frescos, porque en realidad en Cuba no hace frio.

En fin, coincido con la colega Grettel Rodríguez Bazán en su artículo respecto a cómo combatir el intenso calor, y a la vez continuar el ritmo de la vida, y aprovecho para dar algunos consejos de alimentación en esta temporada.

Mi abuela me enseñó a tomar el té de hojas frio como una muy buena opción, y aprendí que es posible hasta sustituir el delicioso café por el té.

Otra solución son los jugos y refrescos de frutas. Consumir alimentos derivados de las frutas de manera congelada hidrata muy bien. Piñas y guayabas se juntan al mango para hacer más fresco el intenso calor cubano.

Es temporada alta de mango, esta deliciosa fruta tropical se ajusta mucho a nuestros desayunos y para acompañar nuestros platos principales de alimentación. Meriendas, comidas y cenas son muy bien escoltadas de un sabroso jugo de mango, también de guayaba o de piña.

El consumo del pepino y del plátano de frutas ayudan a refrescar. El pepino actúa sobre los meridianos de bazo e intestino grueso. Contiene aminoácidos, vitamina C, agua, calcio, fósforo, hierro y fibra. Es uno de los mejores alimentos para disipar el calor, eliminar la humedad, mejorar el tránsito intestinal y la eliminación de toxinas. Puede consumirse como ensalada y hasta en un delicioso refresco.

El plátano, por su parte, tiene un alto contenido en serotonina, melatonina y magnesio, relaja nuestros músculos. Acompaña muy bien nuestras comidas y meriendas. Ambos están al alcance de todos.

Si es de los que necesita los lácteos en su alimentación diaria, asegúrese de consumirlos frescos y hasta sustituir la leche caliente por leche fría o por el yogurt. Notará una mejor digestión.

El mensaje no es dejar de alimentarnos con la dieta necesaria, pero sí, conjuntamente con ella, se hace imprescindible consumir abundantes líquidos, y sobre todo, tomar suficiente agua. Este preciado líquido es el mejor hidratante. Aumentar su consumo es importante en la temporada estival.

De cara al verano cambian nuestros hábitos alimenticios y el cuerpo siempre es sabio, pide comidas más frescas y con más aporte de agua, debemos aprender a interpretar bien esas señales que nos manda porque si nos equivocamos nuestra salud se deteriora, y para evitar que eso suceda, jugos, refrescos, té fríos y helados son la mejor opción.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.