jueves, 29 julio 2021

¡El mañana está a las puertas de cada amanecer!

Para tener un futuro debes decidir primero, vivir el presente y pensar cuál quieres que sea ese futuro, tomar decisiones conscientes para lograrlo

Hace un tiempo ya en un ómnibus urbano, escuché decir: «¡Yo vivo el hoy, mañana no existe para mí!». Quedé reflexiva con la expresión porque yo vivo planificándolo todo. No concibo la idea de no pensar en el futuro. Y hoy que veo que esta pandemia que azota a la humanidad trae aparejado tantas víctimas, a veces recuerdo aquella frase y me detengo a valorar quién tiene la razón: yo que vivo planificando la vida, o aquel que aseguró que vive el hoy sin pensar en mañana.

En aquel momento quien hizo el comentario continuaba: «me como en el instante lo que quiero. No guardo nada para mañana, porque ¿y si muero antes?…Me pongo la ropa que me gusta hasta que se acaba», … y otros comentarios del mismo estilo que consolidaban su frase y su manera de vivir.

Pero lo que más que me admiró es que era un señor mayor, y no un joven sin experiencias. Pensé si siempre vivió así, o si fueron los años vividos quien le cambió la manera de ver la vida;no le pregunté por pena y quizás fue mi error para arribar a conclusiones certeras.

Cierto es que las rutinas y el día a día, con el constante dinamismo, quizás lleven a pensar que mañana no existe, y entonces recordé a alguien muy cercano que suele decirme que vive tan de prisa, que solo recuerda que el mañana existe cuando llega la noche y prepara el nuevo día.

Este tema ya lo había tratado en otra ocasión y lo retomo hoy en momento en que nuestras vidas aún están amenazadas por la COVID-19. Esa pandemia a la que estamos tratando de vencer, pero que para muchos llegó para quedarse y ha revolucionado la vida de millones de personas en el mundo.

He preguntado a mis amigas acerca de lo que aprendió al respecto. Algunas lamentaron no haber disfrutado más de la vida, y piensan como ese señor, otras siguen planificando, como yo.

Todo eso me llevó a este comentario con el que quizás usted también reflexione o le pase como a esos para los que el mañana es demasiado tiempo.

Opino que para tener un futuro debes decidir, primero, vivir el presente y pensar cuál quieres que sea ese futuro, tomar decisiones conscientes para lograrlo, y al mirar hacia él, no intentar cambiar el pasado. Ni un virus ni una pandemia puede cambiar tu camino, ese lo trazas tú.

Tampoco es bueno posponer los cambios que sean precisos y cuando estos se requieran. Irse liberando del desorden que se tenga en la vida también es importante para lograrlo.

La planeación de tu vida es un proceso que se lleva a cabo inconscientemente, aun en tiempos de pandemia. Sin embargo, en la actualidad parece que muchas personas no entienden o no perciben la importancia que tiene el hecho de planear sus vidas.

Cada amanecer es una oportunidad de planificar y tomar decisiones, desde lo que comerás ese día hasta las tareas a realizar durante la jornada que acaba de comenzar. Y sin darte cuenta, suman cientos las decisiones que tomas desde que te levantas hasta que vas otra vez a la cama a descansar, y me pregunto ¿acaso no son esas decisiones una manera de planificar tu vida? ¿No es eso pensar en el hoy y en el mañana?

Cada una de estas decisiones nos conducen al futuro; a un futuro a corto, a mediano o a largo plazo porque eso depende de cada uno de nosotros. De ahí que yo sigo pensando que la planificación es la vida misma, no se vive al libre albedrío, somos diseñadores de nuestro presente y de nuestro futuro, incluso, sobre la base del pasado que vamos dejando atrás: eso es planificar el futuro, ese que no está lejos, porque el futuro es mañana mismo, y el mañana está a las puertas de cada amanecer, ¡vívelo desde hoy!


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.