Lun, 26 julio 2021

Entre cuerdas y canciones: Longina y Corona

Como cada año en enero, la Asociación Hermanos Zaís (AHS) de Villa Clara renió a los trovadores y amantes del género con la trova en el Longina.

Comienza enero y desde los primeros días la ciudad recibe a personas de diferentes puntos geográficos de la Isla.  La población santaclareña sabe que por estas fechas llegan músicos, compositores, artistas; algunos conocidos, otros no tanto, pero vienen para compartir y disfrutar durante varios días de conciertos, exposiciones fotográficas, descargas y buena música en el Encuentro de trovadores “Longina canta a Corona”.El festival se celebra anualmente en la ciudad de Santa Clara yes organizado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) con el apoyo del Centro Provincial de la Música, la Dirección de Cultura en Villa Clara y la AHS Nacional.

Santa Clara, ciudad bohemia y de trovadores

Durante dos décadas este evento ha sabido mantenerse en la preferencia de los trovadores cubanos y actualmente extranjeros, así como el público amante de la trova y la llamada canción inteligente.Diversos espacios acogen a los artistas que participan en cada edición como en Centro Cultural El Mejunje, El Teatro La Caridad, El Museo de Artes Decorativas, La Casa del Joven Creador, sede de la AHS de Villa Clara, y como novedad en esta XXIII edición, se sumaron dos nuevos escenarios: el Parque Las Arcadas y la Luna Naranja , sitio de nueva creación para el movimiento conocido como la Trovuntivitis y que tiene como objetivo convertirse en el espacio por excelencia de la trova santaclareña.

En 1997 se realiza el primer festival Longina , como popularmente se le conoce, protagonizado por jóvenes que se iniciaban en la trova, pero rápidamente se convirtió en un evento para la vanguardia musical de todas las provincias. En la actualidad existe encuentros similares como el Festival de la Canción Política en Bayamo, el Trovándote, de Ciego de Ávila, el programa de trova dentro de las Romerías de Mayo en Holguín,y también está el trabajo del Centro Cultural Pablo de la TorrienteBrau, en La Habana. Sin embargo, siempre se nombra al Longina como el epicentro de este tipo de festivales.

De los organizadores y preparativos

La idea de realizar el encuentro de trovadores surgió por parte dequien, por aquellos años, fuera presidente de la AHS, hoy Ministro de Cultura, Alpidio Alonso. Se apoyó sobre todo en Eliot Porta que tuvo un gran protagonismo en lo que fue la organización del evento, y en el cantautor Alain Garrido, vicepresidente de la Asociación en esa época. A pesar de la situación económica que atravesaba el país, la primera edición se realizó con presentaciones de los jóvenes del patio que iniciaban su carrera artística y de los provenientes de provincias vecinas como Cienfuegos y Sancti Spíritus, quienes convirtieron los encuentros en amenas descargas.

Paralelo al evento, surge la peña la Trovuntivitis, integrada por compositores y cantantes del patio entre los que se destacan junto a Garrido, Raúl Marchena, Roly Berrío y Leonardo García. No obstante, junto a los fundadores, continúan sumándose jóvenes talentosos como Yordan Romero, Yaima Orozco, Irina González, Karel Fleites y Yatsel Rodríguez, actual presidente de la AHS y que ha llegado a convertirse en el propio equipo de organización del Longina. Hoy existe otro núcleo surgido en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, que también forma parte de los organizadores del festival.

 Al igual que el sol tiene sus manchas, el Longina también ha afrontado dificultades y fallos. En ocasiones los conciertos no comienzan en el tiempo previsto, se han producido cambio de locales a última hora y cancelaciones de artistas de último minuto u otros imprevistos. Tanto el cambio de escenarios como la ausencia de uno u otro artista han encontrado soluciones inmediatas, sin afectar al público que asiste. No obstante, el Encuentro de trovadores Longina canta a Corona es bien reconocido por la calidad y el empeño que ponen quienes lo hacen realidad; para ellos su máxima es siempre mejorar para la edición venidera.

Longina 2020

La vigésimo tercera edición de la fiesta de los trovadores estuvo dedicada al Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC (GESI).Dentro del programa de actividades se destacó la inauguración de la exposición bipersonal de los artistas plásticos Irolando Gattorno y Stephanie Rivero, también la exposición Sinestesia, del joven diseñador gráfico Alejandro Cuervo, con carteles elaborados especialmente para esta edición del Longina. También la presentación del libro Una leyenda de la música cubana: Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, de Jaime Sarusky, a cargo de Joaquín Borges Triana.


Haydée Milanés presentó su disco Amor, con versiones de temas de su padre.

Se prepararon conciertos de lujo para recordar la obra de estos músicos excepcionales. Haydée Milanés presentó su disco Amor, con versiones de temas de su padre, Pablo Milanés; jóvenes trovadores del patio interpretaron la obra de Silvio Rodríguez.

Por su parte Marta Campos, Heidi Igualada y Juan Carlos Pérez recordaron a Sara González.

Desde España Los Locos descalzos atraparon al público asistente al Longina 2020.

Como ya se ha hecho habitual, músicos de otras latitudes llegaron para formar parte del elenco musical, entre ellos Pedro Pastor y Los Locos Descalzos, de España, los cuales gozaron del agrado popular de un público muy exigente, también el alemán Tobias Thiele y la intérprete mexicana Rosalía León.

Sin dudas, Alejandro García, Virulo, fue el invitado más aclamado de todo el festival. Su presentación se había previsto para la segunda noche de conciertos, al aire libre y en el Parque de las Arcadas. Sin embargo,las inclemencias del tiempo obligaron a cambiar de escenario y sin formalismos, en la Luna Naranja, local aún sin terminar, fue el sitio para poder escuchar a un grande de la trova y el humor cubano. El intérprete también tuvo su presentación la noche anterior en el teatro de la UCLV, donde jóvenes que apenas lo conocían y adultos que crecieron con sus canciones, pudieron disfrutar de temas antológicos como la Muerte de la tía Cuca y LatinLover; para Virulo fue la primera ocasión en que, como fundador de la Nueva Trova, participó en el Longina, a la vez que estas presentaciones devinieron un rencuentro con Santa Clara, lugar al que no concurría hace más de veinte años.

En conversación con la prensa, Alejandro García, manifestó con asombro que no sabía que existía en la ciudad un movimiento trovadoresco tan fuerte y con una audiencia educada y acostumbrada al buen arte. Por otro lado, Haydeé Milanés declaró: «Para mí es un placer estar aquí, pues este es un festival con mucho prestigio. El público de Santa Clara es especial, es muy receptivo, respetuoso, muy culto y el del «Longina» es como más especializado, muy deseoso de escuchar canciones»

Luego de cuatro días concluyó el Encuentro de trovadores Longina canta  Corona y no será hasta dentro de doce meses que la ciudad de Santa Clara se colme de guitarras, poesía y canción. Sin embargo, no faltará ese jueves de la trova en el Mejunje o las tantas peñas de cada uno de estos músicos para que la trova no tenga fin.


Raydamara Chirino

Colaboradora Licenciada en Marxismo e Historia, se desempeña como productora de espacios informativos. Seguidora fiel de la cultura santaclareña y mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.