Vie, 26 febrero 2021

Las arenas petrolizadas de Villa Clara

Los bitúmenes han sido muy utilizados a lo largo de la historia, sobre todo en la construcción y también como adhesivo. En el caso de Cuba, donde la humedad afecta fuertemente el ecosistema construido pudieran evaluarse proyectos para construir una planta para producir esas láminas de techo tan necesarias para la impermeabilización de los edificios, aunque a partir de allí, pudieran desarrollarse otra gama productos útiles y necesarios.

Cuando intentaba filmar los últimos vestigios del ecosistema de arenas
blancas de Santo Domingo, Villa Clara, fui a parar accidentalmente a un
yacimiento de arenas petrolizadas en las cercanías de Cascajal hace
algunos años. Aquella tarde, un error en la información dada al chofer,
llevó a nuestro trasporte a alejarse del lugar donde se hallaban
aquellas formaciones vegetales ya extintas y terminamos en un área
dedicada a la ganadería, donde las reses pastaban sobre un terreno que
era puro chapapote.

Recordé nuestras arenas petrolizadas cada vez que tenía que abordar
por asuntos profesionales los problemas generados por la falta de
materiales para el asfaltado de calles y carreteras y lo costoso que
resulta producir cada metro cubico de la mezcla.

Un día conocí de primera mano en la Universidad de Vancouver, Canadá,
sobre la lucha de los ambientalistas para cerrar las fábricas que
refinan las arenas bituminosas para obtener petróleo, proceso
extremadamente contaminante y nocivo para la naturaleza.

Hace algunas semanas volví a identificar el olor y color característicos de nuestras arenas petrolizadas mientras visitaba la fabrica de cemento de bajo carbono instalada en la Universidad Central de Las Villas. Los expertos han reducido significativamente los gastos de energía al utilizar el poder calórico del combustible almacenado en estas tierras y evalúan proyectos para llevar este producto a las cementeras de Cienfuegos y Siguaney.

Los bitúmenes han sido muy utilizados a lo largo de la historia, sobre todo en la construcción y también como adhesivo. En el caso de Cuba, donde la humedad afecta fuertemente el ecosistema construido pudieran evaluarse proyectos para construir una planta para producir esas láminas de techo tan necesarias para la impermeabilización de los edificios, aunque a partir de allí, pudieran desarrollarse otra gama productos útiles y necesarios.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.