Jue, 24 junio 2021

Un día de los niños diferente, pero feliz

Aunque cualquier día del almanaque es ideal para reconocer y felicitar a los niños cubanos, este es especial para desearles unas felices vacaciones de verano.

Los niños son la esperanza del mundo dijo nuestro apóstol José Martí y no queda duda de esa expresión.

Para ellos trabajamos los adultos cada minuto de nuestras vidas. Nuestros hijos, nuestros nietos, sobrinos y hasta vecinos son nuestra razón de ser.

Fue el 6 de julio de 1973 cuando por primera vez se celebró esta fecha, aunque luego se decidió que fuera el tercer domingo del séptimo mes del año. La Iniciativa fue del Comandante enJefe Fidel Castro Ruz. Desde entonces cada año en toda Cuba, se celebra con un grupo de actividades para el disfrute y el esparcimiento de los más pequeños de casa.

Amplia gama de ofertas recreativas y culturales a lo largo de toda la isla se disponen año tras año cada tercer domingo de julio para el festejo infantil. Diversas actividades culturales, deportivas y recreativas amenizan la fecha en que los parques infantiles y plazas constituyen el escenario propicio para la celebración.

Pero este año será diferente. La pandemia que nos afecta hace varios meses al igual que a todo el planeta impide las grandes movilizaciones. No obstante, y con las medidas de seguridad pertinentes, nuestros niños disfrutan su día. También es un momento oportuno para felicitarlos y reconocer la disciplina y el estoicismo que han mantenido en casa junto a sus familiares durante estos meses de cuarentena y recogimiento.

Una oportunidad que les dio la vida de demostrar su valía ante tales circunstancias. Nuestros infantes demostraron que son capaces de cuidarse y cuidar a los abuelos y familiares vulnerables, con el solo hecho de ser disciplinados y obedientes, quedándose en casa.

Disimiles de actividades docentes para culminar el curso escolar y otras para ayudar al buen desenvolvimiento de los hogares cubanos realizaron sin salir a las calles. No faltó tampoco juegos tradicionales y de antaño que revivieron durante esos días, y que junto a sus padres y abuelos, hicieron posible una estadía llevadera en cada vivienda.

Cualquier día del almanaque es ideal para reconocerlos y felicitarlos, pero este es especial para desearles unas felices vacaciones de verano que, aunque diferentes, no dejarán de ser merecidas y felices siempre.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Un comentario en "Un día de los niños diferente, pero feliz"

  1. Que bellos todos esos niños, y muchos más lindos que sus padres… un beso para todos y la mayor felicidad de este mundo que les pertenece cada vez más