Vie, 18 junio 2021

Parejas interraciales, cuando el color ¿determina?

Recientemente celebramos el día de África, y la fecha nos invita a darle una mirada a las manifestaciones en torno a las relaciones interraciales.

Una y otra vez las novelas brasileñas traen el problema del racismo y los conflictos sociales a las que se enfrentan las parejas interraciales. Difícil que alguna entrega del país reconocido por sus telenovelas en América no aluda a una trama como la que actualmente envuelve a Bruno y Raquel en Al otro lado de paraíso, cuestión que también fue popular en Dos caras de la mano deEvilasio, interpretado por el reconocido actor Lázaro Ramos, y Julia. Familias que se oponen al amor entre parejas por color de la piel, razas, estatus social o poder económico.

Expresiones racistas que aún perduran en el mundo caracterizado por una mezcla ricas de razas donde “ni el más pinto de la paloma” escapa a la pureza de sangre porque “el que no tiene de congo tiene de carabalí” y no solo en tierras cubanas. Las constantes migraciones, el intercambio intercultural, la apertura de los países, entre otras múltiples causas, han generado en las naciones identidades que se consolidan de disímiles razas y orígenes. No obstante esta realidad, persisten prejuicios que se manifiestan en expresiones y formas de pensar.

Un trabajo publicado por la BBC en junio del 2017 habla de la existencia de prejuicios implícitos en la actualidad. No nos autorreconocemos como racistas o no evidenciamos estas expresiones de forma explícitas, pero persiste en manifestaciones y el subconsciente de una sociedad de la que hemos heredado de antaño creencias herradas, tabúes preconcebidos y un ADN con posturas de superioridad en cuestión de raza, cultura, géneroy hasta preferencias sexuales.

Varios estereotipos siguen persiguiendo a parejas que deciden unirse. En el 2019 fue noticia el rechazo de un salón de fiestas en Estados Unidos a una pareja interracial por ser contrario a las “creencias cristianas de la propietaria” y aunque las parejas en la actualidad son más libres persisten manifestaciones atribuidas a cierto rechazo a este tipo de relaciones.

¿Y cómo vemos esto los cubanos? Es innegables que las relaciones entre personas de diferentecolor de la piel son comunes, más que comunes en la Cuba de hoy.Una revolución social comenzó un largo camino que igualaría las oportunidades sociales, educativas, laborales y económicas de blancos y negros. Una evolución de las personas según sus cualidades y aptitudes, conocimientos y proyecciones y donde el amor es el ingrediente primario para formar una familia sin que determine el color de la piel.

Pero usted podría coincidir conmigo en que en más de una vez ha escuchado comentarios que evidencian la persistencia de cierto rezago retrogrado cuando de tema interraciales se trata. Vaya que aquello de “adelantar la raza”, “bonita pero con pelo malo, malo”, “tan rubia pero anda con un negro”,“es mulato, pero con facciones de blanco” pudiera parecer un choteo cubano peropara algunas familias se torna una incomodidad cuando les toca de cerca. No obstante, el mestizaje propio de nuestra nación continúa incrementándose demostrando que el amor puede romper barreras, incluso, los comentarios más impropios o punzantes.

Datos del censo de población y vivienda muestran una Cuba que crece en fecundidad entre mulatos y mestizos. Un país que se consolida en sus ancestros, en las relaciones furtivas de negros y blancos en la etapa de la Colonia, en amores que perduraron en el más crudo de los prejuicios raciales en la etapa Neocolonial y un mundo hoy que se construye sin distinción de color en lo más íntimo de nuestras proyecciones personales.


Grettel Rodríguez Bazán

Colaboradora Licenciada en Periodismo por la UCLV 2009, disfruta las creaciones audiovisuales e imparte docencia sobre televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.