Vie, 25 junio 2021

El día de la amistad, no tiene fecha en el calendario

Todos los días del año son el “Día de la Amistad”. Basta tenerlos cuando lo necesitamos y cuando ellos nos necesitan (esto es viceversa) y ahí están.

Según las redes sociales el 30 de julio es el Día Internacional de la Amistad. Realmente no se quien lo decretó ni es mi interés saberlo, porque para mí lo importante es tener una buena amiga/o. De ahí que no escogí esa fecha precisa para hablar de esa bella relación entre las personas.

Contar con una buena amistad es imprescindible en la vida de cualquier ser humano, porque a mi juicio hasta los animales escogen a sus amigos porque también ellos los necesitan. De ahí que pienso que todos los días del año son el “Día de la Amistad”. Basta tenerlos cuando lo necesitamos y cuando ellos nos necesitan, y ahí están.

Me refiero a cuando los necesitamos y no es para nada material. Necesitamos de esa mano amiga/o para llorar las penas, celebrar las victorias y hasta tomarse una taza de café o una buena copa de cerveza.

Soy de las que a lo largo de la vida he tenido buenos amigos/as, que aun mantengo, también amigos efímeros que pasan y dejaron o no sus huellas, pero fueron buenos momentos vividos. A todos los tengo en el corazón y me han favorecido.

Reconozco que debe existir un día para salir y despejar junto a esas amigas/os que quizás demoras en ver por la dinámica de la vida, y por qué no, apruebo a esas/os que tienen hasta un día programado cada semana o cada mes para despejar y alegrarse el día. Pero repito, ese puede ser cualquier día del año, no es necesario que el calendario te lo establezca. Esa pausa la estableces tú misma/o en mutuo acuerdo con la otra persona, con ese amigo/a.

Al respecto del tema estuve leyendo en varios artículos y en todos reconocen un grupo de beneficios de esa relación, independientemente del tipo de amigo que tengamos, porque todos ellos nos aportan beneficios: aprendizajes, experiencias únicas, momentos divertidos e inolvidables y buenos  consejos.

Leí hace algún tiempo que, según algunos estudios, el 98% de las personas tenemos entre 1 y 9 buenos amigos cercanos. Otras investigaciones indican que la amistad no es simplemente diversión, sino que es necesario para nuestro desarrollo, nuestra salud emocional y nuestro bienestar mental y físico.

La amistad auténtica es una de las cosas más maravillosas que nos pueden ocurrir en la vida. Tener a alguien fiel en quien confiar y divertirse, contar con su apoyo en los altibajos y los reveses de la vida o poder confesarle nuestras preocupaciones, vale su peso en oro, como dicen muchos.

Pudiera estar enumerando innumerables beneficios, pero solo me detendré en unos cuantos que considero importantes.

Los amigos/as te ayudan a vivir más. Las personas con una vida social activa y con buenas relaciones interpersonales viven más tiempo, reducen el estrés porque las relaciones sanas con los amigos/as funcionan como un amortiguador frente a ese fenómeno, reduciendo así sus síntomas y advirtiendo en su prevención.

Se dice que la amistad proporciona una vida más sana y a una mayor diversión y ciertamente los amigos nos proporcionan buenos momentos y situaciones divertidas.

De hecho, todos los seres humanos asociamos la amistad con los ratos divertidos y con compartir actividades que nos resultan placenteras y agradables. Ir a un baile, compartir una deliciosa comida o un buen café.

Los buenos amigos/as nos alivian el dolor, especialmente el dolor emocional. Nos escuchan aconsejan y hasta nos prestan su apoyo más incondicional cuando más lo necesitamos. Ese hombro para llorar o la mano para asegurar aquí estoy y hasta para celebrar los logros alcanzados. Favorecen el desarrollo o crecimiento personal porque está presente en todas las etapas de nuestra vida.

La amistad es necesaria desde que somos unos niños, y de hecho, de pequeño le damos más importancia en ocasiones al consejo del amiguito/a que al de los padres; durante el desarrollo en la adolescencia se hacen imprescindibles porque puede ayudar en el proceso de autodescubrimiento de la identidad, y después durante toda la vida.

Además, a través de los amigos podemos adquirir valores, conocimiento y pueden servirnos hasta como buenos modelo para el aprendizaje de distintas conductas.

Aunque el momento que vive el mundo reclama quedarse en casa, comparta con ellos, no los olvide, aunque no pueda festejar y pasear, hágalo de una manera diferente: una llamada telefónica de vez en cuando para saber cómo está.

Utilice los canales tecnológicos (Redes sociales y otros) para enviarle un mensaje de amor, desearle cosas buenas y porque no hasta alguna que otra jarana que lo distraiga y lo saque del encierro a que lo llevó la pandemia.

Hoy son esos canales valiosas vías de comunicación y hasta para crear buenos amigos, solidarizarse, compartir. Existen grupos sociales que permiten esa interacción y son de mucha ayuda.

Esa es una manera de decirle puede contar conmigo, aquí estoy, eres mi amigo/a. Seguro lo necesitarán ambos/as y el agradecimiento es mutuo, siempre.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Un comentario en "El día de la amistad, no tiene fecha en el calendario"