Vie, 25 junio 2021

Ejercicios físicos para vivir más y mejor

No importa cuales sean los que ejercicios que escoja para hacer, lo importante es la sistematicidad de su realización.

No importa cuales sean los que ejercicios que escoja para hacer, lo importante es la sistematicidad de su realización.

De pequeña me gustó siempre hacer ejercicios físicos de manera voluntaria, montar bicicleta y correr, aunque alternaba con otros juegos infantiles de entonces que llevan también mucha ejercitación del cuerpo.

Bailar con la suiza y el juego del arroz con pollo, como se le llamaba en mi pueblo, eran recreaciones especiales, este último consistía en pintar con tizas las aceras con los numeros del 1 al 9 para saltar sobre ellos de manera alternadas donde jugábamos niñas y niños, sin importar el sexo.

Realmente los ejercicios y juegos de roles de aquella época de mi niñez eran una bendición para la salud física y mental y muy especiales para mantener las relaciones humanas con otros niños.

Socializabamos, aprendiamos, nos divertíamos y especialmente ejercitabamos nuestro cuerpo evitando el exceso de grasas circulando por la sangre, la obesidad y el sedentarismo.

No voy a establecer una tesis sobre si los juegos de hoy son mejores o no pero sí estoy segura que solo llevan al sedentarismo y la soledad sino se convinan con otros más activos. Pero me refería a los juegos porque siempre veía implícito en ellos el ejercicio físico contínuo, ese que da salud a nuestras vidas y por estos días en que se celebra el Día de la Cultura Física y el Deporte me detengo a reflexionar al respecto.

No limito la fecha a ese ejercicio porque se que no es la esencia de la celebración sino me engancho en ella por considerar una buena oportunidad para hacer reflexionar sobre la importancia del ejercicio físico para la salud.

Los beneficios que aporta practicar actividad física de manera regular en la salud son de sobra conocidos, pero no puestos en práctica en su totalidad. Entre las bondades están beneficios físicos, psicológicos, ayudan a reducir el estrés, sirven para reforzar el sistema muscular y cardiovascular, permiten meditar mientras los realizas y por tanto proporcionan bienestar e inciden en el estilo de vida saludable.

Leí hace unos días que según la Fundación Española del Corazón ayudan a prevenir la diabetes, la hipertensión, mejoran el equilibrio, la coordinación y la agilidad entre otras muchas cosas. Los expertos también apuntan que disminuye el dolor muscular esquelético asociado al envejecimiento.

Afirma ese texto que además conserva en buen estado la función cognitiva (lo que es muy beneficioso para ayudar a mantener a raya la demencia), reduce el riesgo de sufrir depresión y ansiedad y mejora la autoestima. El sistema inmunológico y el respiratorio también se benefician con ellos.

Por todo esto es que en tiempos en que las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones desempeñan un rol importante en la sociedad y hace que niños desde edades tempranas abandonen el hábito de ejercitar su cuerpo a través de los antiguos juegos de roles, llamo a padres, abuelos y familias a reflexionar y poner a los pequeños a ejercitar su cuerpo.

Realizar ejercicios físicos es una manera de hacer que los niños socialicen con otros de su edad y a la vez ayudar a tener una vida saludable. Esto también es para los que ya no son tan niños y por qué no, para los que peinamos canas también. Con solo repartir el día o la semana con un horario establecido lograrás mejorar tu vida. No importa cuales sean los que escoja para hacer, lo importante es la sistematicidad de su realización.


Carmen Milagros Martín Castillo

Periodista Licenciada en Periodismo por la UCLV 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán, amante del universo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.