Mar, 15 junio 2021

A nuestros padres: la felicitación desde el amor que late en los corazones de sus hijos

Aunque para muchos este día pase sin tanta rimbombancia como ocurre el segundo domingo de mayo en que homenajeamos el sacrificio materno, ellos, nuestros padres, también merecen todo el elogio y amor de quienes les rodea.

Y ciertamente esa frase popular de que padre es cualquiera y madre una sola, ha marcado tal vez el significado y la importancia que merece el reconocimiento de la paternidad. Porque tanto madres como padres podemos ser cualquiera.

La figura paterna en la sociedad actual ha dejado atrás los rezagos machistas de épocas pasadas donde el padre representaba el respeto, el trabajo, quien mantenía a la familia y a quien todos obedecían con disciplina militar. Los roles de la paternidad actual asumen hoy responsabilidades que transgreden esos paradigmas estigmatizados.

A veces por caprichos de la vida o simplemente por el amor eterno e incondicional a los hijos, muchos hombres asumen la paternidad en igualdad de condiciones que nosotras las madres. Se hace común sobre todo en las familias compuestas por parejas jóvenes que tanto los padres como las madres, asuman el cuidado de los hijos, la limpieza e higiene del hogar, la preparación de alimentos, el baño de los más pequeños, el juego o las responsabilidades escolares. Décadas atrás de seguro pocos padres asumían estos roles dentro del hogar.

Los conceptos cambian con el paso de los años y aunque nuestros padres no los asumieran no quiere decir que de igual modo no hayan sido padres excepcionales. Al menos ese que me ha enseñado y guiado por el camino de la vida así me lo ha demostrado. Pues aunque nunca lo vi cocinando o ayudando a mami a lavar la ropa o fregar los platos, siempre me ha apoyado y aconsejado ante cada situación de la vida.

Y aunque en ocasiones confrontamos opiniones o no estamos de acuerdo en algo, siempre ha sido comprensivo y respetuoso hacia cada una de mis decisiones. Y de seguro hay muchos otros padres que han asumido la paternidad a su manera, pues todos somos diferentes y eso no los hace inferiores por el contrario únicos.

Sobre esos padres que tanto, como miles de madres asumen en su figura la dualidad de roles, ser madres y padres, también quiero ofrecerles su merecido reconocimiento. Sé que no pocos hombres ante la ausencia materna por cualquier causa, han criado o educan a sus hijos con la dignidad y responsabilidad que proporciona el amor a los hijos. Muchos se han crecido ante las dificultades de los tiempos vividos para formarlos como hombres de bien.

Difícil y agobiante es la responsabilidad de la crianza de los hijos para todos: madres y padres que no encontramos el manual perfecto para ello, si no que lo escribimos cada día en cada uno de nuestros hogares, cuando creemos que no resistimos y nos sobreponemos a cada situación, a cada instante de tristeza o de dolor, de agobio y desesperación, pero que al mirar a los hijos pensamos «por ellos tengo que continuar».

Para esos padres de antes y de ahora, para los que van siempre de la mano de mamá, y sobre todo para esos que asumen ambos roles, la felicitación desde el amor que late en los corazones de sus hijos.


Sandra González Rodríguez

Periodista Graduada en Periodismo en la UCLV en 2011 refleja el acontecer de Villa Clara bajo el prisma de la juventud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.