domingo, 5 diciembre 2021

Silvicultores en recuperación productiva

En la unidad manicaragüense se fortalece la producción de posturas de eucalipto, acacia, caoba africana, algarrobo indio, teca, especies que demanda el plan de siembra para enriquecer los bosques naturales incluidos en los ecosistemas montañosos y tributar a la Empresa Provincial así como a otras entidades demandantes en el municipio.

“El trabajo en ascenso de la unidad se distingue luego de haber transitado durante períodos por la ineficiencia productiva. En lo que va de año, se constatan  resultados que demuestran la unidad de acción en el reordenamiento y organización  del equipo administrativo en alianza con el Sindicato y demás organismos”, según Conrado Martínez Rodríguez,  Director de la Empresa Agroforestal Villa Clara.

En la unidad manicaragüense se fortalece la producción de posturas de eucalipto, acacia, caoba africana, algarrobo indio, teca, especies que demanda el plan de siembra para enriquecer los bosques naturales incluidos en los ecosistemas montañosos y tributar a la Empresa Provincial así como a otras entidades demandantes en el municipio.

Además del resto de las acciones propias de la silvicultura como el raleo, poda, limpia y aclareo, en las superficies boscosas con daños significativos ocasionados por incendios, que abarcan más de 40 ha, la brigada extractiva ejecuta las labores de tala a fin de recuperar el patrimonio forestal, especialmente en áreas del Abra, La Lima y La Poloma con las mayores afectaciones.

Y en el bosque La Paloma, a 3 kilómetros aproximadamente del poblado principal Manicaragua, “con machete y motosierra en mano se procede a la rehabilitación del área quemada con plantaciones jóvenes de acacia, por lo que se puede sacar poca madera rolliza para la carpintería, casi toda leña para los centros de aislamiento”, apunta Héctor Rafael Pérez, Director de la unidad empresarial de Base (UEB) Silvícola Manicaragua.

El ciclo culminará con la restauración del área perjudicada. Con el acordonamiento como medida de protección y conservación del suelo, la superficie se cubrirá nuevamente con acacia, árbol maderable en fomento. Con el plan de extracción se produce la mueblería para satisfacer los pedidos de clientes personales y organismos.

Mientras, desde el taller de bambú, con tecnología artesanal, se prevé potenciar la producción de tablas de la planta para puertas, otra de las salidas productivas para el encadenamiento con el Ministerio de la Construcción y venta de la propia unidad.

Estimable resulta el impulso a la actividad alimentaria con la creación de casa de cultivos de hortalizas y vegetales, viandas y granos ya cosechados, así como  el autoabastecimiento de arroz desde los diques en siembra escalonada que hacen sostenibles la producción del cereal, labores que ejecutan propios trabajadores.

Pendientes aún sin los resultados esperados, están la producción de carbón vegetal y el cumplimiento del plan de madera aserrada por limitaciones en el combustible para el traslado de bolos procedentes de  Corralillo hasta el aserrío de la entidad manicaragüense.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *