jueves, 2 diciembre 2021

De tal palo tal astilla

El programa de la agricultura urbana, suburbana y familiar gana adeptos y espacio en el municipio de Placetas.

Ubicada en el Consejo popular Frigorífico/ Cumbre, la finca Villacampa es un ejemplo de la agricultura  suburbana en el municipio de Placetas.

En poco más de  de dos caballerías  toda la familia trabaja en el desarrollo de varios programas de la agricultura. Seis años atrás todas esas tierras estaban infectadas de aroma y marabú – afirma  Osvaldo Villacampa Martín – ahora tenemos convenios porcinos de pre ceba  y nos dedicamos a la cría artificial  fundamentalmente, con buenos resultados a nivel nacional y en el municipio.

Con relación a la alimentación de los animales, explicó que tienen garantizado el alimento alternativo, como el forraje y la yuca que mejoran la digestión en los cerdos y contribuye al ahorro de medicamentos. Agrega  que también tienen sembradas  titonia y  morera y todo esto se le incorpora al pienso.

Muy cerca de allí su hijo Osvadi Villacampa  Hurtado, empleaba el ordeño mecanizado. Nos relata que después de cumplir con el Servicio Militar se incorporó junto a su familia a las labores agrícolas.

 Allí conocimos a la Chinchila; quien representó el pasado año al municipio en la primera Feria Agropecuaria de La Habana, obteniendo un segundo lugar.

Añade que se encuentran diversificando sus producciones, por ahora para el consumo familiar con la cría de aves, conejos, carneros, chivos.

Explica como su padre, que tienen garantizado el alimento de los cerdos y el ganado vacuno siempre con la asesoría del Instituto de pastos y forrajes y profesores de la Universidad Central.

En tierras sabanosas  rescatadas  de las malas hierbas, la familia Villacampa produce  alimentos para el pueblo y el consumo familiar: siempre con la  mirada puesta en la ciencia y la técnica.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *