Sáb, 19 junio 2021

Cuando la arena se va

Quizás una de las primeras tareas ofrecidas al naciente Centro de Estudios y Servicios Ambientales (CESAM) de Villa Clara en el 2001, fue explicar las causas por la que estaba desapareciendo vertiginosamente la arena de algunas de las playas de la Cayería Norte. El asunto llamó poderosamente la atención a los directivos que operaban la zona turística, que vieron como el mar les arrebató facilidades construidas cerca de la costa para hacer más grata la estancia en el lugar.

Quizás una de las primeras tareas ofrecidas  al naciente Centro de Estudios y Servicios Ambientales (CESAM) de Villa Clara en el 2001, fue explicar las causas por la que estaba desapareciendo vertiginosamente la arena de algunas de las playas de la Cayería Norte.  El asunto llamó poderosamente la atención a los directivos que operaban la zona turística, que vieron como el mar les arrebató facilidades construidas cerca de la costa para hacer más grata la estancia en el lugar.

El doctor Luis Lecha, quien se hallaba al frente de este servicio en el territorio, me mostró imágenes de sombrillas, mesitas y servidores de bebidas volcadas sobre un suelo pedregoso que en nada recordaba a la playa que tantas veces visité. Fue en aquel momento que comenzó a investigarse y hablarse de los procesos de basculación que ocurren habitualmente en esos lugares

Es poco conocido que las playas de Cuba pierden arena durante el invierno y la recuperan en verano. El fenómeno natural resulta más perceptible a lo largo de la costa norte, más expuesta a las marejadas generadas por los frentes fríos, pero en el caso de los cayos este fenómeno es brutal debido a que estos son impactados directamente por los trenes de olas provenientes de aguas más profundas. Tras la revisión los expertos, sugirieron un grupo de ordenanzas que resolvieron estos inconvenientes.

Lo ocurrido a inicios de siglo me vino nuevamente a la mente cuando regresé a documentar el proceso de vertimiento de arena realizado en el lugar,  tras el huracán Irma en septiembre del 2017.

Este mega evento atmosférico provocó los mismos procesos de erosión que decenas de inviernos. Además de los sensibles daños provocados a la infraestructura hotelera, las playas se habían vuelto pura roca, y fue necesario echar mano a los proyectos elaborados por los especialistas de Villa Clara para recuperar la arena.

Para ello resultó necesario contratar un barco especializado, tomar miles de metros cúbicos de arena de un yacimiento previamente estudiado, aproximar esta embarcación a la costa y desplegar cientos de metros de tubos por los que era impulsada a presión una mezcla de agua con arena hasta la zona donde serán realizados los vertimientos y desde allí distribuir el material a toda el área bajo intervención. 

Aparentemente todo pudiera parecer algo sencillo, pero la ingeniería y sobre todo el saber de nuestros expertos, fue lo que posibilitó la recuperación de kilómetros de playa en apenas semanas. La vida y las características de mi profesión me dieron la posibilidad de documentar estos trabajos y aquí les comparto algunas imágenes algunas de estas tomadas por los expertos del Centro de Estudios Ambientales de Villa Clara y otras por Telecubanacán.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.