sábado, 25 septiembre 2021

Por una verdadera emancipación de la mujer cubana

El Presidente Díaz-Canel chequeó este miércoles varias de las medidas incluidas en el Plan Nacional para el Adelanto de las Mujeres, publicado el pasado 8 de marzo en la Gaceta Oficial de la República de Cuba.

A que las mujeres cubanas estén cada vez más emancipadas en la Revolución, convocó este miércoles el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante una reunión del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros que evalúo varias de las medidas incluidas en el Plan Nacional para el Adelanto de las Mujeres, decreto presidencial publicado el pasado 8 de marzo en la Gaceta Oficial de la República de Cuba.

El mandatario abogó por dar a conocer más ese Plan — que es base fundamental para el desarrollo de nuevas políticas a favor de las cubanas— como vía para que las personas se identifiquen con ese importante documento rector y lo apoyen.  

En esta sesión de trabajo, donde se reflexionó sobre la autonomía económica de las mujeres, una de las áreas de especial preocupación del Plan Nacional, el Jefe de Estado indicó traer también a este propio espacio el tema del enfrentamiento a la violencia contra la mujer, para abordarlo dentro del Programa. Que esté bien presente, liderado por la sociedad civil revolucionaria, por nuestras organizaciones políticas y de masas, y por el Gobierno, aseveró Díaz-Canel.

Entre las medidas incluidas en el Programa relacionadas con el empleo, la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó Cabrera, explicó que se harán evaluaciones periódicas sobre las posibilidades de empleo en cada territorio y en los diferentes sectores de la economía, para trabajar con el potencial de mujeres sin vínculo laboral, sobre todo las jóvenes.

Además, señaló la titular, se exigirá de los empleadores la creación de condiciones que permitan el desarrollo de la actividad laboral sin discriminación de ningún tipo, tanto en la contratación como en el ejercicio de sus funciones de trabajo, con una atención diferenciada para las embarazadas.

Al respecto, el Jefe de Estado condenó los enfoques sexistas y de belleza que se manifiestan en algunos negocios privados a la hora de emplear a las mujeres. Asimismo, abogó porque se cumpla el Código del Trabajo, tanto en el sector estatal como no estatal. En este último, dijo, tiene que velarse también por los derechos de las mujeres, el tiempo establecido para la jornada laboral, las vacaciones y la licencia de maternidad.

La titular subrayó que precisamente otra de las medidas del Plan Nacional para el avance de las cubanas en el empleo, es la evaluación periódica de la participación de las mujeres en el sector no estatal, con vistas a su mejor atención.  

Además se ha previsto el diseño de programas de calificación y recalificación, también en oficios considerados no tradicionales para las mujeres. Y propiciar la participación de las campesinas, sobre todo jóvenes, en fuentes de empleo diversas, dada la necesidad de incrementar su presencia en este sector. En todas esas medidas juegan un papel esencial los organismos de la Administración Central del Estado.

En el debate sobre estos asuntos, la Ministra de Trabajo y Seguridad Social ofreció importantes cifras: el 78% de las  cubanas están ocupadas en el sector estatal; por ramas de la economía, en salud representan el 69%, en educación el 68%, en deporte el 43%, en cultura también el 43% y en ciencia e innovación tecnológica el 49% de la fuerza laboral. Del millón 506 700 ocupados en el sector no estatal, 384 900 son mujeres.

A raíz de la implementación de la Tarea Ordenamiento en enero pasado, Feitó Cabrera informó que de las más de 76 000 personas que han encontrado empleo, el 38% son mujeres.

La Ministra reiteró que entre los principios que rigen el derecho de trabajo en Cuba, se establece la igualdad en el salario para mujeres y hombres que ejercen una misma actividad.

Sobre la autonomía económica de las mujeres, la miembro del Buró Político, Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, señaló la responsabilidad de los gobiernos locales en la generación de empleos para las féminas, con énfasis en zonas rurales y costeras, muchas veces con escasas posibilidades; así como la necesidad de que hagan una evaluación periódica con las empresas que funcionan en los territorio sobre las nuevas plazas que se crean para favorecer el empleo femenino.

Amarelle Boué se refirió también a la factibilidad de otorgar créditos a las mujeres con determinados incentivos, para que ellas puedan invertir, por ejemplo, en sectores tan importantes como la producción de alimentos. Todos estos horizontes se abren con el Plan Nacional para el adelanto de las cubanas, que promueve la igualdad de derechos y oportunidades.

En esta reunión — donde se pasa revista cada semana a los programas más importantes del Gobierno — participaron el segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura; el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández; el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa; la viceprimera ministra, Inés María Chapman Waugh; entre otros viceprimeros ministros y titulares de varios ministerios.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.