sábado, 16 octubre 2021

Impacto del proceso de vacunación en Cuba y su efectividad

Autoridades científicas del Minsap y BioCubaFarma comparecieron este martes en la Mesa Redonda para hablar sobre el impacto del proceso de vacunación en el país y su efectividad.

Si ya se está vacunando, ¿Por qué se incrementan los casos de Covid-19 en el mundo?

Las noticias reflejan nuevos brotes y el aumento de casos en muchos países, aun cuando avanzan las campañas de vacunación. En el inicio de la Mesa Redonda, el Dr. C. Gerardo Gillén Nieto, director de Investigaciones Biomédicas del CIGB, afirmó que lo que está ocurriendo en Cuba “no es una situación particular de Cuba, se está observando en todo el mundo con la entrada de la variante delta”.

Comentó que se observa una preocupación por parte de la población respecto al incremento de casos en nuestro país, que ocurre a la par de la introducción de las vacunas. “Existen dudas de hasta qué punto las vacunas están impactando o no en medio de este incremento de casos. Es importante aportar datos preliminares de la efectividad de la vacuna que ya vamos teniendo, y algunos conceptos que la población debe manejar para que entienda los datos”. 

Precisó que, en Cuba, la entrada de la variante delta ha ocurrido prácticamente al unísono del inicio de la vacunación masiva.

Por eso, se generan confusiones. Presentó un gráfico de los países que han alcanzado un mayor nivel de vacunación, como Estados Unidos, Reino Unido o Israel−, y señaló que se observa cómo después del pico último de la epidemia, con estos niveles de vacunación superiores al 50%, se fue controlando y bajó el número de casos de la enfermedad. Sin embargo, luego se produjo un nuevo incremento, con la entrada de la variante delta.

“Ese incremento se produce en los países donde entró la variante delta”, recalcó.

En mayo, en Estados Unidos se reportaba un 12% de la variante delta en el país. Ahora, ya es responsable de más del 80% de los casos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC). Mientras, en Canadá, la curva muestra que aún no se reporta la entrada de la variante delta en esa magnitud y se mantienen bajos los niveles de incidencia de la enfermedad. 

“Esto es lo que ha ocurrido en países donde se ha avanzado en la vacunación, pero con la entrada de esta variante, que es mucho más contagiosa, han cambiado las circunstancias.

“En estos mismos países donde se incrementan las curvas de incidencia, sin embargo, el número de fallecidos diarios por la enfermedad se mantiene bajo. Nada que ver con los picos anteriores, cuando incluso aún no se habían alcanzado los actuales porcentajes de vacunación. Así sucedió en Reino Unido, donde durante el tercer pico de la enfermedad, la cantidad de fallecidos se mantuvo baja”, apuntó Gillén Nieto.

La variante delta se transmite dos y tres veces más rápido que las anteriores

covid mundo 3

La variante delta −amplió− se transmite dos y tres veces más rápido que las anteriores. Una persona contagia dos y tres veces a más personas que antes. 

En términos de carga viral (el número de partículas de virus que están colonizando nuestra mucosa nasofaríngea), en el PCR ese número es 1 200 veces más que lo que se detectaba con las variantes anteriores. “Sabemos que para transmitir la enfermedad hace falta una determinada carga viral. Cuando hay más carga viral, se transmite más fácilmente la enfermedad. Por eso, como decía, una persona infectada puede contagiar a más personas que con las variantes anteriores”.

La habilidad del virus para multiplicarse provoca que la nueva variante desplace a las anteriores. 

Según el especialista del CIGB, los países mencionados reportan ya alrededor de 90% de prevalencia de la variante delta. “En Cuba, en este momento, también es mayoritaria y ello se refleja en el número de casos positivos, pero no así en el número de casos graves y de fallecidos, con respecto al total de positivos y a la población en general”.

Internacionalmente ese nivel de contagios se ha reportado tanto en personas vacunadas como en no vacunadas, precisó, y pasó a explicar la diferencia entre eficacia y efectividad.

La eficacia, que se demuestra en el estudio clínico, muestra la cantidad de personas que se infectan y tienen sintomatología clínica. Pero el estudio clínico tiene criterios de inclusión, entran personas sanas y también pueden entrar personas con comorbilidades, aunque con sus enfermedades compensadas. No entran personas descompensadas, con enfermedades crónicas severas, que no es la situación de la población normal.

“Por ello, las cifras de efectividad, que son los datos que se obtienen en la aplicación masiva de la vacuna, son diferentes a las cifras de eficacia obtenidas del ensayo clínico”.

La diferencia entre estos dos conceptos −continuó − explica las dudas que puedan tener las personas con respecto a las cifras reportadas de eficacia. La eficacia se obtiene del estudio clínico, donde las personas son monitorizadas y hay criterios de inclusión; mientras que la efectividad se obtiene de lo que ocurre en población abierta, donde todas las personas participan y estas cifras disminuyen.

Por ejemplo, las vacunas que reportaban más de 90% y hasta 95% de eficacia en ensayos clínicos, tras su aplicación masiva bajan 5% o algo más en su efectividad en población abierta, en el terreno.

Las vacunas cubanas siguen teniendo una alta efectividad

El director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología aseguró que las vacunas cubanas siguen teniendo una alta efectividad. A partir de un gráfico que muestra las veces en que se reduce la capacidad neutralizante de las vacunas contra las diferentes variantes virales, explicó que la variante beta es la más difícil de neutralizar con las vacunas.

“Es decir, que todas las vacunas, incluyendo las nuestras, funcionan mejor contra la delta que contra la beta. La buena noticia en esto que está ocurriendo, de que la variante delta desplaza a la beta en las infecciones, es que las vacunas siguen teniendo capacidad para responder ante la delta”, destacó.

Sobre este punto, vale recordar que el ensayo de Soberana 02 en La Habana fue con presencia de la variante beta, y el porcentaje de eficacia del ensayo clínico es, por tanto, incluye a esa variante. En Santiago, cuando se realizaba el ensayo de Abdala, había beta también.

En los casos de Soberana y Abdala, con el apoyo del Centro de Inmunología Molecular (CIM), se detectó la capacidad de los sueros de vacunados de inhibir la unión de la proteína del virus (RBD) al receptor del virus en la célula, por el cual el virus penetra a la célula. 

“Se evidenció que los datos reportados en la literatura coinciden con lo ocurrido con los sueros de las vacunados con Abdala y Soberana, que son capaces de inhibir también esta variante delta (originalmente identificada en la India) mejor que la beta (inicialmente detectada en Sudáfrica), aunque esta también se inhibe.

¿Por qué, entonces, aumenta el número de casos positivos?

Al respecto, el Dr. Gillén Nieto mencionó la capacidad de transmisión, que es diferente. 

“Es decir, la efectividad de la vacuna para impedir la colonización de la mucosa nasofaríngea, que lleva a la transmisión. Esto disminuye, por el hecho de que la variante delta tiene una carga viral 1 200 veces superior a otras variantes y por tanto su capacidad de transmisión es mucho mayor, y esto ocurre tanto en vacunados como en no vacunados.

“Sin embargo, una ventaja para los vacunados es que esta carga viral desaparece más rápidamente en ellos que en los que no han sido inmunizados. Además, es menos probable que la enfermedad avance hacia la gravedad y la severidad. Se observan casos de personas de la tercera edad con comorbilidades, vacunadas, que se contagian y transitan la enfermedad con síntomas catarrales leves.

“Actualmente, hay efectividad de las vacunas contra la infección, pero no a los niveles de efectividad que se logra contra la severidad y la mortalidad. Esto se logra porque las vacunas tienen esencialmente una respuesta sistémica, de anticuerpos que circulan en la sangre y protegen contra el daño orgánico causado por la enfermedad, pero no así `la respuesta a nivel de la mucosa nasofaríngea, que es la que impedirá la colonización por parte del virus y la obtención de lo que se llama ‘inmunidad esterilizante’.

“Aunque todavía están por evaluar las vacunas cubanas. Estas se diferencian de las otras del mundo. En el caso de Soberana 02, es una vacuna conjugada (la única conjugada del mundo) y las vacunas conjugadas de polisacáridos que hay contra otras enfermedades como el neumococo, Haemophilus influenzae, la meningitis meningocócica, también impactan en la colonización, la reducen.

“Abdala es una vacuna de polisacárido altamente glicosilados, que son de levadura, muy diferentes a los que se producen en las células de mamíferos. Y en las vacunas se sabe que el ser extraño es un potenciador de la respuesta inmunológica. Es una ventaja de Abdala también.

“Y como datos preliminares, estamos observando IgA (el anticuerpo que se detecta a nivel de la mucosa nasofaríngea) en vacunados con Abdala”, señaló.

Añadió que una buena noticia para las personas convalecientes, que están preocupadas por cuándo les llegará el momento de vacunarse, es que cuentan con la ventaja de tener un alto nivel de inmunidad también de mucosa, que es por donde entra el virus.

Informó, además, que en el ensayo clínico de Mambisa y Abdala para convalecientes, que está transcurriendo actualmente en el hospital Ameijeiras de La Habana, ya se ha detectado anticuerpos IgA a nivel de mucosa en todos los voluntarios antes de recibir las dosis de las vacunas. Esto se incrementa tras la vacuna, pero ya desde antes tienen un nivel de protección, y esto es lo que impide la capacidad de transmisión.

El especialista insistió en que ahora es que la vacunación completa en Cuba está transcurriendo. En los primeros municipios de La Habana donde se inició la intervención, ya están inmunizadas las personas, ya recibieron las tres dosis y pasaron 14 días después de la última.

“Si una persona enfermó o falleció en el día 14 tras las tres dosis, se contagió antes, cuando no había completado el ciclo de inmunización. Hay que filtrar los datos, Es importante estudiar cuáles de los fallecidos tenían el esquema completo de vacunación más 14 días cuando comenzaron los síntomas, para poder contabilizar las personas vacunadas que se enferman y fallecen.

En estos momentos está vacunado con una dosis el 40.1% de la población cubana, pero esas personas no tienen el esquema completo de vacunación. Soberana 02 dio su datos de eficacia con dos dosis, ese dato es importante porque con dos dosis ya se alcanza un nivel alto de protección, pero no es suficiente,

“En el caso de Abdala, es un esquema más corto. Para levantar la respuesta inmunológica son necesarias las tres dosis y los 28 días en que transcurre el esquema de inmunización (0-14-28) y después 14 días tras la última dosis. 

“Actualmente, el 29.4% de la población cubana ya tiene tres dosis administradas. Estas cifras van creciendo día a día en nuestro país, a un ritmo de vacunación casi el doble de la media mundial, pero aún queda mucho por hacer”, afirmó.


Carmen Milagros Martín Castillo

Periodista Licenciada en Periodismo por la UCLV 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán, amante del universo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.