viernes, 24 septiembre 2021

Estudios poblacionales arrojan primeros resultados en la lucha contra la COVID-19

A partir de los estudios poblacionales que desde la semana pasada se desarrollan en el país, con el propósito de diagnosticar con mayor precisión el comportamiento de esta enfermedad en grupos de población que no son contactos ni sospechosos, se detectaron dos pacientes positivos a la COVID-19, uno en el municipio Mantua, Pinar del Río, y otro en Manatí, Las Tunas.

A partir de los estudios poblacionales que desde la semana pasada se desarrollan en el país, con el propósito de diagnosticar con mayor precisión el comportamiento de esta enfermedad en grupos de población que no son contactos ni sospechosos, se detectaron dos pacientes positivos a la COVID-19, uno en el municipio Mantua, Pinar del Río, y otro en Manatí, Las Tunas.

Con estos dos municipios, ya suman 112 los que ya han confirmado casos, informó el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), durante su comparecencia en la conferencia de prensa de este lunes, que diariamente actualiza sobre la situación del nuevo coronavirus SARS CoV-2 en Cuba y el resto del mundo.

De no ser por la realización de estos estudios, posiblemente no se hubieran detectado estos casos, a menos que hubiesen presentado los síntomas, agregó. «La intención es encontrar el mayor número de personas positivas para poderlas aislar junto con sus contactos y aplicarles medidas de control y vigilancia epidemiológica».

En relación con los planes que desarrolla Cuba para enfrentar la recuperación, una vez que se decida la apertura de fronteras y se reinicien las actividades paralizadas por la pandemia, Durán afirmó que el gobierno y todos los organismos elaboran las disposiciones pertinentes para que el país marche de la mejor manera y nada sea improvisado.

Algunas de esas medidas e instrucciones sanitarias se quedarán de manera prolongada o permanente, según se decida, como el uso del nasobuco, el control y protección del personal sanitario para la atención de personas infectadas, el lavado de las manos y desinfección de superficies, así como el distanciamiento social en actividades públicas, entre otras.

Por otra parte, el Director Nacional de Epidemiología aseveró que el bloqueo económico de Estados Unidos contra la Isla provoca grandes afectaciones en la adquisición de equipos y medios de protección para combatir la COVID-19.

«El bloqueo, que cada vez es más férreo, nos obliga a comprar en países distantes aquellos recursos, que pudiéramos adquirir en lugares más cercanos. Sin embargo, esto no nos detiene, pues el Estado y el Gobierno cubano no conocen límites cuando se trata de la salud del pueblo», precisó.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.