sábado, 25 septiembre 2021

De Jóvenes Rebeldes a Comunistas, la misma convicción por el país

Creer en la juventud, afirmó Fidel, «es ver en la juventud la mejor materia prima de la Patria, de la Revolución; creer en la juventud es mirar todo lo que nuestra juventud puede hacer, es ver en esa juventud los dignos continuadores de la obra revolucionaria, es ver en la juventud a mejores continuadores o constructores de la obra revolucionaria, mejores todavía que nosotros mismos».

El largo tren retumbaba con la música, los cantos y la alegría de medio millar de jóvenes rebeldes que se incorporaban, acompañados de fiestas en cada municipio a lo largo del viaje hasta La Habana. Nadie sintió las horas, imbuidos en el orgullo de ser parte del primer Congreso de su organización.

En poco tiempo, el 30 de marzo, en el emblemático Hotel Habana Libre comenzaría el congreso de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR), con el lema A construir y defender la Patria Socialista, que daría nacimiento, el 4 de abril siguiente, a la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).f0193961

En el centro de Cuba, la historia crecida de sus jóvenes

Para muchos de los 596 delegados de las entonces seis provincias, era su primera visita a la capital. De ellos, 295 eran obreros, 118 campesinos, y 183 estudiantes. Algunos aún no cumplían los 16 años, pero llevaban varios como dirigentes juveniles en sus territorios.

Participaban también 42 delegados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y 35 de la Dirección Nacional de la AJR, encabezada por el más joven comandante del Ejército Rebelde, Joel Iglesias (fallecido en 2011), ascendido a ese cargo a los 17 años, luego de combatir en la Sierra Maestra desde los 14, e integrar la columna invasora al mando del comandante Ernesto Che Guevara, donde resultó herido en combate.

Participaron, además, 52 invitados extranjeros y 180 delegados fraternales, como representantes de la juventud de la Sierra y el llano, los maestros voluntarios, alfabetizadores, los Cinco Picos (jóvenes que subieron cinco veces el Turquino), milicianos de la Lucha contra Bandidos y combatientes de Girón.f0178181

Los jóvenes cubanos a la vanguardia de la vida económica-social y de lucha contra la COVID-19 (+Video)

Luego de escuchar las palabras del presidente Osvaldo Dorticós en la apertura, en el teatro Blanquita, actual Karl Marx, el trabajo de las diez comisiones comenzó al día siguiente, con el discurso de Joel Iglesias y la lectura del informe del trabajo hecho desde su fundación. Tras largas horas de debates, el Congreso aprobó 13 resoluciones sobre todos los sectores, y se acordó la adopción del nombre de Unión de Jóvenes Comunistas, con la aprobación de sus primeros estatutos, como la organización juvenil del entonces Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba, aunque estaría dirigida por los propios jóvenes.

La UJC se definió como comunista por sus objetivos, educativa por sus métodos, clasista por su naturaleza, y orgánicamente independiente, con una estructura territorial con niveles de dirección desde el Congreso y el Comité Nacional hasta las provincias, regiones, municipios, seccionales y, como estructura fundamental, los comités de base.

La clausura, el 4 de abril de 1962, en el Estadio Latinoamericano, resumió, en las palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro, la misión de la UJC.

Creer en la juventud, afirmó Fidel, «es ver en la juventud la mejor materia prima de la Patria, de la Revolución; creer en la juventud es mirar todo lo que nuestra juventud puede hacer, es ver en esa juventud los dignos continuadores de la obra revolucionaria, es ver en la juventud a mejores continuadores o constructores de la obra revolucionaria, mejores todavía que nosotros mismos».

A 59 años de ese momento, muchas victorias han ratificado la confianza de Fidel en los jóvenes, y muchas más por venir garantizarán la continuidad de un proceso de desarrollo del país en el que los más jóvenes son fuerza e inspiración decisivas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.