viernes, 24 septiembre 2021

COVID-19: En casa como en un centro de aislamiento

Este martes 2 de marzo comienza la aplicación en La Habana del protocolo perfeccionado para el enfrentamiento a la COVID-19, que incluye la administración a nivel domiciliario del nasalferón a contactos de casos positivos y a sus convivientes.

La terapia será manejada en los hogares por los médicos y enfermeras de la familia y estudiantes de los últimos años de la carrera de medicina. Se validará para su aplicación en otras partes del país.

La información se dio a conocer en la reunión de este lunes del Grupo temporal de trabajo del Gobierno para la prevención y control de la pandemia que, en videoconferencia con autoridades de las provincias, fue encabezada por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; el Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura; y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz.

El vicepremier Roberto Morales Ojeda explicó que la práctica debe ser que no quede un contacto de caso positivo a la COVID-19 sin aislar, para lo que deben continuar creándose condiciones en todas los territorios del archipiélago.

No obstante, en lugares como La Habana, donde se reporta el mayor número de contagios, el aislamiento domiciliario concibe medidas similares a las atenciones que se dan en los centros de aislamiento, como pases de visitas diarios, que se realizarán por los médicos y enfermeras de la familia, y alumnos de años terminales de medicina.

El gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata, señaló que con este proceder las familias que deben cumplir el período de aislamiento en sus hogares se sentirán como hospitalizadas y generarán una mayor percepción de riesgo y peligro.

La experiencia, añadió Morales Ojeda, será monitoreada sistemáticamente para rectificar cualquier desviación que sufra.

En el encuentro se evaluó el comportamiento de la pandemia en alrededor de 10 provincias, donde la dirección del país intercambió con sus gobernadoras y gobernadores.

Al analizarse la situación en Granma, el Presidente de la República señaló que semanas atrás el territorio estaba en una situación muy favorable; sin embargo, en las dos últimas los casos de COVID-19 se han incrementado dos y tres veces.

«Ustedes han retrocedido, y tienen que analizar cuáles son las causas», exigió el Jefe de Estado

En «reversa de la moneda», Díaz-Canel destacó los resultados que está obteniendo en el enfrentamiento a la epidemia Guantánamo, “provincia que ha dado en los últimos días una respuesta convincente y sistemática”.

En la reunión de este lunes del Grupo temporal de trabajo se evaluó el comportamiento de la enfermedad en el recién finalizado mes de febrero.

El ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, informó que durante el segundo mes de 2021 el promedio de casos por día fue de 821,7, incrementándose respecto al cierre de enero en 64 por ciento, que tuvo 501,2 casos/día.

Los mayores niveles de transmisión estuvieron en La Habana, Santiago de Cuba, Guantánamo, Pinar del Río, Mayabeque y Camagüey, donde se concentró el 84 por ciento de las personas diagnosticadas durante febrero. Según el lugar de la infección, se contabilizaron 21 mil 574 casos autóctonos (97,2 por ciento) y 613 casos importados (2,8 por ciento).

Portal Miranda informó que la letalidad acumulada desde la detección de los primeros contagios —el 11 de marzo de 2020— hasta el cierre de febrero es de 0,64 por ciento (50 mil 590 casos con 324 defunciones). En febrero se reportó una letalidad de 0,47 por ciento (22 mil 998 casos con 108 fallecidos).

Participaron en la reunión el Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez y otros viceprimeros ministros, y jefas y jefes de varias carteras.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.