Lun, 26 julio 2021

¿Cómo influirá el ordenamiento monetario en la inversión extranjera?

El ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, y otros directivos de ese organismo comparecen este lunes en la Mesa Redonda para explicar detalles sobre el impacto en la inversión extranjera del ordenamiento monetario que comenzará el 1ro de enero.

Las empresas con capital extranjero verán con el tiempo los beneficios

El titular del Mincex reafirmó que la atracción de inversión extranjera constituye una prioridad para el país, necesidad refrendada en los Lineamientos que aprobó el 7mo Congreso del Partido, en la Conceptualización del Modelo Económico, en el Plan de Desarrollo Económico Social hasta el 2030 y más recientemente en la estrategia socioeconómica para enfrentar la crisis generada por la COVID-19.

El proceso de unificación monetaria y cambiaria, dijo Malmierca Díaz, tendrá consecuencias en las empresas con capital extranjero que operan en el país, las que  —a su juicio— verán con el tiempo los beneficios. 

“Primero, porque se logra eliminar una serie de distorsiones existentes en nuestra economía, además de establecer un entorno macroeconómico más transparente y estable”, argumentó.

Igualmente, destacó los beneficios que tendrán las entidades exportadoras con el nuevo tipo de cambio de 1 USD x 24 CUP. “Antes realmente recibía un peso, y eso no estimulaba las exportaciones”. 

Por otro lado, el encarecimiento de las importaciones “ayudará a que la inversión extranjera se encadene cada vez más con la economía nacional y pueda sustituir importaciones utilizando productos y servicios nacionales”, abundó.

El ministro hizo alusión a una serie de elementos que deben beneficiar a las empresas con capital extranjero presentes en el país. Uno de ellos son los precios relativos en la economía nacional.

No obstante, recordó que el mayor peligro de la eliminación de la dualidad monetaria y cambiaria es la inflación. “Las medidas antiinflacionarias a aplicar son para todos los entes económicos en el país, de ahí que la inversión extranjera también va a tener que aplicar medidas que intentan prevenir la inflación”.

De acuerdo con el ministro, la inversión extranjera hasta el momento opera fundamentalmente en CUC, y a partir del ordenamiento habrá que revisar, en cada caso, el establecimiento de los precios en esos actores económicos.

“No se trata de multiplicar automáticamente por la nueva tasa de cambio todos los precios. Eso llevaría a la inflación. Hemos tenido en cuenta las particularidades de cada negocio para tratar de que no se deterioren los indicadores de rentabilidad y de utilidad sin necesidad de aplicar la nueva tasa de cambio de forma automática. Porque los gastos no van a manifestarse de esa misma forma”.

Apuntes sobre la formación de los nuevos precios mayoristas

Mencionó que la Resolución 327 del Ministerio de Finanzas y Precios dispone que para la formación de los nuevos precios mayoristas, en pesos cubanos, las empresas con capital extranjera no se rigen por los índices de la media de la clase. 

“A las empresas nacionales, a partir de cálculos realizados, se dijo que la media de la clase, supongamos fuera cinco, entonces todas las empresas de ese sector aplican cinco. A unas cinco les resulta beneficioso y a otras quizás no tanto”.

“En el caso del capital extranjero, estamos planificando que no se rijan por la media de la clase, sino por su particular indicador que deben mantener los niveles de utilidades o el margen de rentabilidad para que no haya una afectación económica”, explicó.

El ministro del Mincex comentó que en estos días posteriores al anuncio del ordenamiento monetario los titulares de negocios con capital extranjero han estado interactuando con sus contrapartes cubanas para determinar cómo esas empresas funcionarán a partir del 1ro de enero sin afectaciones que comprometan productos y servicios.

“Con estas conversaciones entre las partes, todas las entidades podrán seguir funcionando con normalidad a partir del 1ro de enero”, acotó Malmierca Díaz y señaló que las contrapartes cubanas se han estado preparando en sus casos particulares.

¿Cómo quedan los salarios de los trabajadores?

Otro tema a modificar de manera importante tiene que ver con el pago de los servicios de fuerza de trabajo. Actualmente, las empresas que funcionan fuera de la Zona Especial de Desarrollo Mariel tienen un convertidor para los salarios de los trabajadores cubanos: la parte extranjera paga en CUC y eso se multiplica por dos. Ahora, se multiplicará por 24, ilustró.

Malmierca Díaz argumentó que habrá que determinar los salarios de los trabajadores, “si la parte extranjera paga el equivalente en divisa, se pagará por 24. El trabajador cubano recibirá pesos cubanos, y esos salarios en pesos cubanos se determinarán por acuerdos entre las partes”.

“Supongamos que por el trabajador en cuestión se pagaba 500 dólares, los que se convertían por dos. Ahora, a lo mejor no van a ser 500 dólares, no van a ser dólares en definitiva, van a ser pesos cubanos. Y con menos dólares, quizás el trabajador va a recibir un salario mucho más atractivo para él. Esto significa que en materia de salario la inversión extranjera tendrá beneficios, pues podrá pagarle más a los trabajadores gastando menos divisas”.

Malmierca Díaz resumió que los empleados recibirán el cien por ciento del salario en pesos cubanos, a partir de los niveles salariales acordados entre las partes y con las agencias empleadoras que facilitan estos procesos. 

“La agencia empleadora no debe lucrar con esto. Es una agencia facilitadora, no una empresa cuyo objetivo es sacar un porcentaje similar”, aclaró el ministro y subrayó que el propósito es que el salario no sea menor al mínimo.

“Me atrevo a decir que posiblemente la mayoría de los trabajadores recibirán salarios mejores por el asunto de que en vez de dos, el convertidor ahora es 24 y los salarios se podrán fijar en pesos cubanos acorde a las funciones de cada trabajador y este lo recibirá completamente, sin descuentos en la agencia empleadora”, destacó.

En Cuba, existen básicamente tres tipos de asociaciones con capital extranjero y “en cada caso estamos analizando las características particulares”, detalló el ministro.

Ejemplificó que están los contratos de asociación económica, que por lo general son para administrar producciones o servicios. Por ejemplo, los contratos de administración extranjera, en los cuales no se generan dividendos. No hay una empresa mixta creada, sino que hay una empresa extranjera prestando determinado servicio y que recibe una remuneración por ese motivo.

“Esos servicios de gestión empresarial que hoy tienen un nivel fijado en dólares, habrá que renegociarlos por las partes cubanas y extranjeras para ajustarse a la nueva tasa de cambio con respecto al dólar”.

Parecido a lo que ocurre con los salarios, continuó, habrá que fijar esas remuneraciones de acuerdo a la nueva situación, “sin que las partes extranjeras sufran un deterioro en sus ingresos por este motivo”.

“Caso a caso, cada una de las contrapartes cubanas se sentará con su socio extranjero y renegociará los niveles de remuneración a partir de lo que ya existía, buscando que no haya un deterioro”, aseguró Malmierca Díaz.

Otra asociación con capital extranjero es la empresa mixta. En este caso sí se constituyó una empresa y los socios tienen determinada participación y declaran ganancias que se distribuyen como dividendos. “Ahí también habrá que ver, caso a caso, cómo se logra que los niveles de precios y de operaciones garanticen preservar los niveles de utilidad o rentabilidad del negocio”.

Con la unificación monetaria y cambiaria ocurren cosas diversas. “Las empresas que exportan tendrán mayores beneficios que las que venden en el mercado nacional. Entonces, cada caso hay que adaptarlo a las circunstancias y buscar que no haya afectaciones”.

Hay una modalidad de negocio que tiene que ver con la Zona Especial de Desarrollo Mariel, que tiene sus peculiaridades debido a los incentivos otorgados por establecerse en esa área estratégica. “En esa zona se opera en divisas directamente. Eso se mantendrá. No va a haber un cambio en el sentido de la operatividad diaria de las empresas”. 

En ese caso, dijo Malmierca Díaz, “debe ocurrir que haya un beneficio en términos de reducción de costos”. Por ejemplo, ahora se paga un salario con convertidor de 10 y a partir del 1ro de enero será de la misma forma que en el resto de las empresas radicadas fuera de la ZEDM, pues se pagará por acuerdo entre las partes y el trabajador cubano recibirá la remuneración en CUP, sin que haya ningún tipo de descuento.

El ministro detalló que se facturará en CUP las relaciones monetarias mercantiles en la Zona, así como los servicios y producciones que compren en el mercado nacional, lo cual interesa para potenciar el encadenamiento con el resto de la economía.

“Los usuarios y concesionarios de la ZEDM efectuarán los pagos de la facturación en MLC por el equivalente en CUP de la tasa establecida, a través de un banco comercial con el que operen”.

Asimismo el servicio de la fuerza de trabajo se facturará en CUP y se elimina el factor de conversión de 10 y se aplicará el aprobado de uno por 24, reiteró.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.