lunes, 2 agosto 2021

Unión Europea expresa preocupación por expulsión de diplomáticos en Bolivia, México señala “carácter político” de la medida

La Unión Europea (UE) expresó este martes su “profunda preocupación” luego de que el Gobierno actuante de Bolivia anunciara que expulsará del país a representantes diplomáticos españoles. Por su parte, al tiempo que la embajadora de México abandonaba el país andino, el Ejecutivo de Manuel López Obrador consideró que la expulsión de su representante fue una “decisión de carácter político”.

La presidenta interina boliviana, Jeanine Áñez, tomó la decisión el lunes luego de que el Gobierno mexicano denunció que autoridades bolivianas retuvieron automóviles de funcionarios españoles que visitaron su residencia diplomática en La Paz.

La delegación de la Unión Europea en Bolivia mencionó en un comunicado su “profunda preocupación por la escalada de tensión diplomática que se ha saldado con la declaración de persona non grata de la encargada de negocios y del encargado de la sección consular de la embajada de España, medida que rechaza”.

La misión de la UE dijo que pidió al Gobierno boliviano una explicación “a la mayor brevedad” sobre las expulsiones. “La expulsión de funcionarios diplomáticos es una medida extrema e inamistosa que debe reservarse a situaciones de gravedad”, agregó.

Áñez dio a los diplomáticos españoles y a la embajadora de México un plazo de 72 horas para salir de Bolivia. Como respuesta, el Ministerio de Asuntos Exteriores español dijo que expulsaría a tres diplomáticos bolivianos de España.

Urbanización LaPaz Embajada

Entrada a la urbanización donde se encuentra la embajada de México en Bolivia. Foto: Reuters.

El viernes, México denunció que vehículos de diplomáticos españoles que visitaron la residencia diplomática en La Paz fueron detenidos cuando los representantes europeos estaban por abandonar el recinto. La versión de las autoridades bolivianas es que los funcionarios españoles estaban acompañados por encapuchados que fueron considerados una amenaza para la seguridad.

La expulsión de los representantes es el último capítulo del progresivo deterioro de las relaciones entre Bolivia y México, luego de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, concediera asilo político al expresidente Evo Morales, quien renunció a su cargo a inicios de noviembre, en medio de un golpe de Estado promovido por la derecha y bajo presión de las Fuerzas Armadas.

Nueve funcionarios del Ejecutivo de Morales se refugiaron en la embajada mexicana en La Paz. El Gobierno de López Obrador denunció varias veces que su embajada sufre de “hostigamiento”, pues su acceso está controlado por policías de seguridad y vecinos.

Antes de dejar La Paz este martes, la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, declaró desde su cuenta personal en Twitter que está “orgullosa de servir a (su) país, y de sus principios y tradición de asilo”.

La diplomática también agradeció las palabras del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, que valoró su trabajo al mando de la delegación diplomática en La Paz.

Ebrard manifestó, también en Twitter, su reconocimiento a “la valiosa actuación de la embajadora María Teresa Mercado en Bolivia, quien ha cumplido cabalmente representando a México y su causa en favor del asilo y la paz”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.