jueves, 5 agosto 2021

El paro no para en Colombia

Al menos dos muertos, varios heridos, autos incendiados y decenas de afectados por gases lacrimógenos lanzados por la policía, es el saldo hoy de la represión durante la semana contra las movilizaciones populares en Colombia.

A pesar de que el Comité Nacional de Paro decidió interrumpir las actividades periódicas iniciadas el 28 de abril ante la negativa del gobierno de Iván Duque de aprobar un preacuerdo para garantizar las manifestaciones pacíficas, diferentes sectores mantienen en las calles, caminos rurales y espacios públicos la protesta social.

Con la consigna ‘El Paro no Para’, Cali sigue siendo el epicentro de las manifestaciones y esta semana miles volvieron a las calles, pese a la decisión de este colectivo, impulsor del paro.

El Comité, no obstante, anunció un nuevo plan, el cual establece la elaboración de proyectos de Ley sobre asuntos contenidos en el pliego de peticiones que entregará al Congreso y así continuar la lucha emprendida en octubre de 2019, y retomada este 28 de abril contra las políticas neoliberales del gobierno de Duque.

Más de 40 días ininterrumpidos de movilizaciones y represión policial, puso a Colombia en la mira de colectivos de derechos humanos en el mundo.

La organización no gubernamental Temblores registró entre el 28 de abril y el 16 de junio, cuatro mil 285 casos de violencia policial, 43 homicidios, 70 víctimas de agresión a sus ojos, 215 casos de disparos de armas de fuego por parte de la policía, y 28 víctimas de violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Este viernes, la Corte Constitucional de Colombia ordenó enviar el caso contra el capitán Manuel Cubillos por el asesinato de Dilan Cruz a la justicia ordinaria, por lo cual no será juzgado por un tribunal militar.

Dilan Cruz Medina fue un estudiante de bachillerato de 18 años que el 23 de noviembre de 2019, mientras protestaba por acceso a la educación, fue alcanzado por un proyectil disparado por Cubillos, capitán del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

El joven convaleció durante dos días y luego murió en el hospital San Ignacio de esta capital, tras entrar en estado crítico.

LOGROS DEL PARO NACIONAL

De acuerdo con el senador del Movimiento Alternativo Indígena y Social Feliciano valencia, en 47 días el paro nacional logró frenar la reforma tributaria y la reforma de Salud, y propició la renuncia del ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, de la canciller Claudia Blum y del comandante de la Policía de Cali, Juan Carlos Rodríguez.

Asimismo, permitió impedir la compra de 24 aviones de guerra por una millonaria suma y acabar con las alocuciones diarias del programa Prevención y Acción, en el cual el presidente del país, Iván Duque, aparecía cada día para tratar temas relacionados con la Covid-19.

Valencia añadió que se logró la matrícula gratuita del segundo semestre de este año para los estudiantes de educación superior pública de los estratos más bajos.

Logró posicionar la necesidad de una reforma estructural en la Policía Nacional, visibilizar a la juventud, la Primera Línea y la Minga indígena como actores revolucionarios, aseguró el político.

De igual forma permitió fomentar la participación ciudadana (asambleas y cabildos abiertos), visibilizar ante el mundo la crisis política y social que vive Colombia con el gobierno de Duque, y priorizar la vida y la paz por encima del fútbol.

En su balance señaló también que las movilizaciones lograron resignificar la memoria histórica del país y que gran parte de Colombia se declarara contraria a las doctrinas impulsadas por el expresidente Álvaro Uribe, fundador del partido oficialista Centro Democrático.

Por último, posibilitó sacar a la luz la masiva y sistemática violación a los derechos humanos por parte de la Fuerza Pública y la exigencia para desmantelar el Esmad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.