Vie, 23 julio 2021

COVID-19 en el mundo: Una semana con récord de casos pero descenso en las muertes

Durante la semana del 14 al 20 de septiembre se registraron dos millones de nuevos casos de COVID-19 en el mundo, un alza de 5% respecto a la semana precedente, pero la cifra de fallecimientos por la enfermedad bajó 10%, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con excepción de África, en todos los continentes se registró un aumento de los casos. Hasta este martes, en el mundo se reportaban más de 30.6 millones de casos y 950 000 muertos.

Sobre las cifras de la última semana, la OMS señaló en un boletín que “se trata del mayor incremento semanal desde que comenzó la epidemia. En el mismo arco de tiempo, el número de decesos bajó sin embargo el 10%, con 37 700 víctimas registradas”.

Las cifras de la OMS se basan en los datos oficiales de los países. Sin embargo, se reconoce que en muchos casos esos datos pueden ser inexactos, pues distintos Estados testean solo los casos graves, mientras que otros no están en condiciones de contar a todos los contagiados.

Según la OMS, entre el 14 y 20 de septiembre el mayor aumento de víctimas se registró en Europa (+27% sobre la semana precedente), mientras que el continente americano tiene el récord de nuevos casos (+38%), pero registra una importante baja de muertes (-22%).

En África la pandemia sigue desacelerándose, con un -12% de nuevos casos y -16% de muertos respecto de la semana precedente.

Muertes por coronavirus en EEUU superan las 200 000, Trump afirma que “lo hicimos bien”

La cifra de muertes a causa del coronavirus en Estados Unidos superó el martes las 200 000, la más alta a nivel mundial, mientras el presidente Donald Trump volvía a culpar a China y afirmaba que “es una pena. Creo que hicimos lo apropiado y lo hicimos bien”.

AP destaca que la cifra representa un umbral que parecía inimaginable cuando faltan seis semanas para las elecciones presidenciales, las cuales seguramente serán en parte un referendo sobre el manejo que el presidente Donald Trump ha dado a la crisis.

“Es completamente incomprensible que hayamos llegado a este punto”, dijo Jennifer Nuzzo, investigadora de salud pública de la Universidad Johns Hopkins, ocho meses después de que el virus llegó a la nación más rica del mundo, con sus laboratorios de última generación, científicos de primer nivel y reservas de suministros médicos, señaló la agencia noticiosa.

El número de muertos es equivalente a que ocurriera un atentado como el del 11 de septiembre de 2001 a diario durante 67 días. Es aproximadamente la misma población que tiene Salt Lake City o Huntsville, Alabama.

Y aún sigue subiendo. Las muertes rondan las 770 por día en promedio, y un modelo de la Universidad de Washington predice que el número total de víctimas en Estados Unidos llegará a 400 000 para fin de año a medida que las escuelas vuelvan a abrir y llegue el invierno al hemisferio norte. Además, es poco probable que haya una vacuna disponible antes de 2021.

“La idea de 200 000 muertes es realmente muy aleccionadora, en algunos aspectos impresionante”, dijo a CNN el doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del Gobierno.

El sombrío umbral fue reportado por la Universidad Johns Hopkins con base en las cifras proporcionadas por las autoridades de salud estatales. Pero se cree que la cifra real es mucho mayor, en parte debido a que muchos decesos por COVID-19 fueron atribuidos a otras causas, sobre todo al principio de la pandemia, antes de que se realizaran pruebas de manera generalizada.

Trump dijo que era una “lástima” que Estados Unidos alcanzara esa cifra, pero alegó que pudo haber sido mucho peor.

“Creo que si no lo hubiéramos hecho de manera apropiada y correcta, tendríamos 2.5 millones de muertes”, comentó Trump a los reporteros en la Casa Blanca antes de viajar a Pittsburgh para un evento de campaña. Añadió que a Estados Unidos le “está yendo bien” y que “el mercado de valores está en alza”.

En Twitter, el candidato demócrata a la presidencia Joe Biden dijo que “no tenía que haber sido tan malo”.

“Es un número alarmante que es difícil de meter en la cabeza”, comentó. “Hay un costo humano devastador por esta pandemia y no podemos olvidar eso”.

Durante cinco meses, Estados Unidos ha liderado el mundo en casos confirmados de coronavirus, con casi 6.9 millones hasta el martes, y en decesos a causa de la enfermedad. Estados Unidos tiene menos del 5% de la población del mundo, pero más del 20% de las muertes que se han reportado.

Brasil ocupa el segundo lugar en la lista de países con más muertes, con alrededor de 137 000, seguido de la India con aproximadamente 89 000 y de México con alrededor de 74 000. Solo cinco países –Perú, Bolivia, Chile, España y Brasil– ocupan un lugar más alto en las muertes per cápita por COVID-19.

“Todos los líderes mundiales enfrentaron la misma prueba, y algunos han tenido éxito y otros han fracasado”, señaló el doctor Cedric Dark, médico de urgencias en el Colegio de Medicina de Baylor en la ciudad de Houston. “En el caso de nuestro país, fracasamos miserablemente”.

Las personas hispanas y de raza negra, así como los indígenas estadounidenses, han representado una parte desproporcionada de las muertes, lo que pone de manifiesto la disparidad económica y de atención médica en Estados Unidos, destacó la AP.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.