miércoles, 22 septiembre 2021

COVID-19 en el mundo: Autoridades en EEUU toman medidas contra el “turismo de vacunas”

Florida, California, Nueva York y Texas son algunos de los estados de Estados Unidos que han adoptado medidas para lo que llaman "el turismo de vacunas"

Florida, California, Nueva York y Texas son algunos de los estados de Estados Unidos que han adoptado medidas para lo que llaman «el turismo de vacunas». Con ello, buscan evitar que viajeros, ya sea de otros partes de ese país o extranjeros, consigan las limitadas dosis de inmunización contra la COVID-19.

Tras casos de extranjeros obteniendo vacunas que indignaron a muchos residentes en Florida que no han podido obtenerla por la falta de dosis, el gobierno de Florida anunció nuevos requisitos para obtener una vacuna, como una prueba de residencia.

«No se permite el turismo de vacunas. Es detestable, la gente no debería venir aquí para recibir una vacuna y salir volando», dijo el director de Emergencias de Florida, Jared Moskowitz, en un comunicado. En California, Nueva York y Texas se han tomado medidas similares.

El Departamento de Salud de Florida informó que, hasta el pasado 27 de enero, poco más de 52.000 personas vacunadas fueron registradas como personas que viven «fuera del estado».

Esto significa que son residentes temporales procedentes de otros estados de EE.UU. -algo común en Florida que atrae a muchos jubilados en invierno- y que recibieron una o dos dosis de la vacuna, explicó un portavoz.

Asimismo, en esta categoría también se encuentran los extranjeros que han llegado al estado para vacunarse.

Por otro lado, miles de adultos mayores de Florida han padecido la falta de citas para acudir a los centros de vacunación, pues el estado ha tenido dificultades para obtener y distribuir las dosis del gobierno federal.

Y es que no solo los extranjeros han viajado a Florida para recibir la vacuna, sino también habitantes de otros estados de EE.UU.

Un caso notorio fue el del expresidente de la compañía Time Warner, Richard Parsons, quien admitió en una entrevista con la cadena CNBC que voló desde Nueva York después de que consiguió un turno para vacunarse en Florida.

Luego de casos como estos, el gobernador Ron DeSantis anunció que el estado pediría una prueba de residencia para los solicitantes de cita para vacunarse, como una identificación estatal.

La distribución de vacunas contra la COVID-19 está a cargo del gobierno federal y cada estado de EE.UU. ha puesto en marcha sus propios esquemas de aplicación.

La primera fase ha sido similar en casi todos: priorizan al personal sanitario, adultos mayores y trabajadores de primera línea. En el caso de los ancianos, una población muy vulnerable a la COVID-19, algunos gobiernos ofrecen la vacuna para mayores de 75 años, mientras que otros han bajado el mínimo a 65.

El que las autoridades pongan requisitos para prevenir el «turismo de vacunas» ha preocupado a organizaciones de defensa de migrantes indocumentados, y es algo que también puede afectar a personas con carencias económicas.

Thomas Kennedy, coordinador en Florida de United We Dream, consideró que restricciones como las de su estado crean «una barrera cruel y deliberada para muchos residentes de Florida, entre ellos los inmigrantes indocumentados, pero también para muchas personas sin acceso a la vivienda» que suelen ser trabajadores esenciales en alto riesgo de contagio y que no gozan de seguros de salud.

«El acceso a la vacuna debe estar disponible para todo el mundo, sin importar dónde viven ni su estatus migratorio», dijo Kennedy a la agencia AFP.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.