martes, 4 octubre 2022

Omara Durand comenzó su cosecha: ¡Oro en la vuelta al óvalo!

La velocista Omara Durand corrió más rápido que nadie para proclamarse campeona de los 400 metros planos de la categoría T12 (débiles visuales profundos) y darle así a Cuba su segunda medalla dorada de estos decimosextos Juegos Paralímpicos Tokio 2020 y la número 41 de su historia en estas citas de verano.

Guiada en la pista por los ojos de su inseparable Yuniol Kindelán, detuvo los relojes en 52.58 segundos para dejar atrás a la experimentada ucraniana Oksana Boturchuk (55.33) y a la venezolana Alejandra Paola Pérez (67.06), quienes nada pudieron hacer ante el empuje de una leyenda que no ha perdido una carrera en toda una década.

Esta presea es la sexta de oro que esta santiaguera de 29 años le saca a las pistas en juegos múltiples, para convertirse en la cubana más laureada de la historia en estas lides al superar a su coterránea Yunidis Castillo, ausente en esta cita estival.

La mitad de ellas las ha ganado en la vuelta al óvalo y el resto en los 100 y 200 metros planos, disciplinas en las que también competirá en esta edición y donde ostenta los récords mundiales.

Con este título la delegación cubana se posicionó en el lugar 32 en el medallero general por países y ahora las aspiraciones de mantenerse entre las 20 naciones vuelven a renacer cuando aún faltan varias pruebas que pueden aportar títulos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.