sábado, 16 octubre 2021

Omara Durand acaricia el “hat-trick” en Tokio

La mujer más rápida del planeta en su categoría, Omara Durand Elías, volvió a deleitarnos una vez más con su accionar sobre las pistas al recorrer 200 metros planos en 23.40 segundos, para dominar sin susto su heat clasificatorio y garantizar un puesto en la gran final de la prueba para débiles visuales profundos.

Toda una clase magistral de mecánica de movimientos y sincronización con su guía Yuniol Kindelán, ofreció esta santiaguera recordista mundial de la distancia para dejar atrás a sus rivales de turno, quienes poco pudieron hacer ante su impacto y velocidad.

Este sábado, cuando solo resten unas horas para apagarse el pebetero en el Estadio Olímpico de Tokio, la también monarca del doble hectómetro en la pasada cita estival pondrá “toda la carne en el asador”, para salir a buscar el metal dorado que le permita a la delegación cubana pelear por un puesto entre las 30 primeras naciones en el medallero general.

De lograrlo, como anuncian a viva voz oráculos y profetas, ganaría su tercera presea en esta cita y su octava en citas paralímpicas (todas de oro) y se convertiría en la paratleta cubana que más veces ha subido al podio en estas lides, al superar al legendario Enrique Cepeda, quien ganó siete medallas en varias disciplinas del campo y pista durante su participación en cuatro paralimpiadas desde Barcelona 1992 hasta Atenas 2004,

Las otras corredoras que la acompañarán en ese duelo final serán la ukraniana Oksana Boturchuk (24.85) y la rusa Anna Kulinch (25.38), ambas triunfadoras en sus respectivos heats clasificatorios, y la venezolana Alejandra Paola López (25.32), con el mejor tiempo entre todos los segundos lugares.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.