Mar, 22 junio 2021

Una literatura con identidad nacional

«En busca de Baggio», el primer libro de Duviel Dévora Rodríguez lanzado al público, propone al lector una serie de cuentos con caracteres realistas de la sociedad cubana.

Cuando comencé su lectura discriminé a la obra por no corresponder a un escritor renombrado. Luego fue totalmente diferente mi opinión. Sus primeras ideas dejan claro la intención del autor: el ser social cubano.

«Como de costumbre Benancio se ha levantado temprano, llueve ligeramente. Escucha la radio bajo para no molestar a los vecinos, acaricia la taza de café, con la otra mano sostiene el tabaco. Posa la mirada sobre su gallo amarrado».

Duviel Dévora Rodríguez, «En busca de Baggio»

Puede que a muchos esta presentación suene al despertar de cualquier cubano; en realidad, así es, específicamente un cubano de las entrañas del Escambray, en Jibacoa. Este fragmento pertenece al libro «En busca de Baggio», del escritor manicaraguense Duviel Dévora Rodríguez.

«En busca de Baggio», su primer libro lanzado al público propone al lector una serie de cuentos con caracteres realistas de la sociedad cubana. Esta narración tiene finales dramáticos a lo William Shakespeare, pero en vez de grandes localidades europeas existe un poblado pequeño como la localidad de Manicaragua.

Este joven novelista en entrevista planteó su necesidad de reflejar en sus historias lo fehaciente de la vida en su poblado natal; así como, sus ansias de representar los principales problemas (emigración, hechos delictivos) y también las virtudes de la sociedad que lo rodea.

Dévora Rodríguez declaró además que, en este presente marcado por la Covid-19, examina sus notas y escribe una novela para integrar su proyecto a la Editorial Capiro.

No solo dedica su tiempo a la pluma y el papel, también invierte sus esfuerzos en la finca heredada de su familia: «tengo un campo lleno de café y puede que llegue a convertirme en un productor a mayor escala, aunque lo mío es escribir y leer» (sonríe).  

Los escritores también forman parte de esa gran familia: la cultura e identidad de un país. Ellos, como dijera una vez el propio Pablo Neruda, «no solo escriben para no morirse sino para ayudar a que otros vivan». Esta es precisamente la labor realizada por los literatos cubanos, al igual que Duviel.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.