viernes, 24 septiembre 2021

No vamos a legitimar a quienes con apoyo de EE.UU. quieren dañar a Cuba

El viceministro de Cultura, Fernando Rojas, en conferencia de prensa efectuada en el propio Ministerio, aludió a la titulación elocuente del documento, redactado a partir de un mensaje que recibiera vía correo electrónico, un texto «inaceptable» de parte de algunas personas con las que se reuniera el pasado 27 de noviembre en el Ministerio.

Una declaración titulada Rompen el diálogo quienes pidieron diálogo publicó ayer, en su portal digital Cubarte, el Ministerio de Cultura, en la cual se ratifica la postura de la institución, al no aceptar reunirse «con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de Estados Unidos. Tampoco lo hará con medios de prensa financiados por agencias federales estadounidenses».


El viceministro de Cultura, Fernando Rojas, en conferencia de prensa efectuada en el propio Ministerio, aludió a la titulación elocuente del documento, redactado a partir de un mensaje que recibiera vía correo electrónico, un texto «inaceptable» de parte de algunas personas con las que se reuniera el pasado 27 de noviembre en el Ministerio, razón que es –dijo– muestra del respeto a las inquietudes de estos jóvenes vinculados al arte, que merecían ser escuchados y para lo cual se seleccionaron unos 30 de ellos.


Recordó que muchos llegaron ese día a la Institución a partir de la convocatoria en redes sociales de personas cuyo interés no era en modo alguno discutir cuestiones de corte cultural.


Sobre el correo recibido, el Viceministro señaló que en la lista de firmantes, hay «algunos que se han autoexcluido hace tiempo por sus agresiones a los símbolos patrios, por delitos comunes y ataques frontales a la dirección de la Revolución», lo cual evidencia un intento para «instrumentalizar a la masa de escritores y artistas» que llegaron allí «con otro tipo de exigencias y otro tipo de actitudes».


Este hecho, consideró, es «uno de los motivos principales para que no pueda haber un diálogo en esas condiciones, que no pueden aceptarse. La misiva recibida exige también que el Ministerio «tendría que reconocer públicamente que vamos a hacer la reunión a partir de las exigencias que se nos hacen para que esta se haga, lo cual es una consideración que solo merece el nombre de ultimátum absurdo», como también lo es que el supuesto diálogo tendría que ser con las máximas autoridades del país, explicó.


«No creo que en las buenas maneras esté dirigirse así a un funcionario ni institución», dijo.


Rojas remarcó que el Ministro no se reunirá con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento del Gobierno de EE.UU. , cuya Embajada ha tomado probado interés en el asunto, de lo que mucha información se ha dado en estos días.


Nos seguiremos reuniendo, como hemos hecho siempre, con los artistas y escritores cubanos y, en particular, con los artistas y escritores jóvenes, tal como se ha hecho ininterrumpidamente, aseguró, e informó que próximamente se anunciará un nuevo ciclo con estos encuentros, al tiempo que recordó la reciente reunión con la ahs para darle seguimiento a los acuerdos de su Congreso, del mismo modo que sucede con los tomados en el de la Uneac.


El Viceministro reveló que algunas personas listadas en el correo en cuestión no han asumido haber participado de la autoría del mensaje. «Es algo que se presenta como una realización colectiva y es prontamente impugnado. Las propias personas que se reunieron conmigo el 27, o parte de ellas, considera que se nos han hecho exigencias inaceptables», sostuvo.
Con respecto al Presidente Miguel Díaz-Canel, recordó su reiteración de «que no somos un Gobierno de la clandestinidad, sino una Revolución en el poder, que tiene entre sus fuerzas más formidables a la cultura, soberana, independiente y antimperialista desde la raíz», y certificó la sistemática presencia del Jefe de Estado junto a los artistas.


Respecto a los tópicos a discutir, refirió la disposición permanente a tocar tranquilamente cualquier tema. «Subrayamos que eso tendría que ser en el marco del cumplimiento de la Constitución que hemos aprobado por mayoría, cosa que en cada reseña de estos medios financiados por Estados Unidos omitieron, al abordar mi intervención en la televisión», recalcó.
Para Rojas fue oportuno aseverar que la reunión con el ministro Alpidio Alonso está en pie, como las tantas que se han hecho a lo largo de la Revolución, y recordó la que se hizo con 5 000 artistas, cuando se discutió el Decreto 349 «que hasta hoy no está implementado y estos medios que he criticado se empeñan en decir que sí». Al respecto, rememoró que se mantiene aún un análisis que posterga su aplicación.


¿Cómo podemos reaccionar nosotros cuando nos dicen que violamos los acuerdos? ¿Cómo, cuando de manera absurda e irrespetuosa se nos dice que no es con nosotros con quienes ellos quieren dialogar? ¿Cómo reaccionar cuando se nos quiere imponer una declaración pública con exigencias bajo presión?, cuestionó Rojas, y señaló que nadie que sea serio actúa así.


Insistió en que, como siempre, se hablará con los jóvenes del sector que tengan preocupaciones, pues «para nosotros no es ningún problema discutirlos, pero no vamos a darle legitimidad a los que con apoyo del Gobierno de Estados Unidos quieren dañar a este país y su tranquilidad», sentenció.


Sobre el contexto en que tienen lugar estos hechos, precisó que suceden en un momento en el que el Gobierno estadounidense, que ha hecho lo peor que se puede hacer contra el pueblo cubano, está terminando su mandato, lo cual, dijo, no pareciera gratuito, y denunció el interés que se ha tomado la embajada de Estados Unidos en este asunto «como si se quisiera crear un obstáculo para que las relaciones con ese país, dada la nueva administración, puedan tener otro cauce», aunque, esgrimió, esto no es lo esencial.


«Lo esencial es comprometerse con la soberanía, la independencia y el proyecto de justicia social de este país, y no puede ser que se nos imponga una agenda cuya esencia no es trabajar por esos principios.
Citó a Fidel cuando, en sus Palabras a los Intelectuales, aseguró: «Solo renunciaremos a los que sean incorregiblemente reaccionarios». Así nos hemos comportado en esta declaración, y así nos hemos comportado siempre. Y así reaccionaremos a estos llamados a la conciencia que se hacen ahora mismo algunas personas que se dan cuenta, obviamente, que han sido manipuladas por un grupo de interesados en otros temas que no son los de la cultura, los artistas y los escritores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.