Vie, 23 julio 2021

La benigna terquedad de un Premio Literario

Con el objetivo de mantener una tradición literaria de más de tres décadas, y de conservar la relación sistemática con el movimiento de escritores cubanos, las autoridades culturales de la provincia Villa Clara y de su capital, mantuvieron, a pesar de la tensa situación epidemiológica, la realización del Premio Literario Fundación de la Ciudad de Santa Clara.

Dadas las complejidades que impone el actual rebrote de la COVID-19, en esta edición 33 no se desarrollaron las actividades de recitales, intercambios, coloquios y presentaciones de libros que siempre caracterizaron al evento. Tanto la convocatoria como el envío de las obras se hicieron vía digital por la que se recibieron un total de 139 libros en los cuatro géneros que fueron convocados.

La premiación, que se realizó en el centro Cultural El Mejunje, al que solo asistieron Yudí Rodríguez Hernández, primera secretaria del Partido en Villa Clara, el presidente del Gobierno en Santa Clara, un representante de cada jurado, la prensa cultural, algunos directivos culturales y uno de los cuatro ganadores de los premios.

Precisamente Amador Hernández Hernández, natural de Calabazar de Sagua, recogió el lauro en  el género Testimonio, por su libro titulado Los puentes rotos de Nueva York, el que fue alabado por el jurado por la verosimilitud de los testimonios que recoge, por una prosa directa al mismo tiempo que sugestiva, por la intensidad que el autor logra imprimir a las tres historias y los sutiles vínculos que mantienen entre sí.

En Poesía el holguinero Rubiel Alejandro Gonzales Labarta se alzó con el premio con su texto titulado Instrucciones para construir una máquina del tiempo, el que destaca por el equilibrio entre lo formal y conceptual del poemario, por la claridad y transparencia estilística que demuestra  en el tema del tiempo y la memoria.

La villaclareña Lianny Vento García  ganó con el libro de cuentos Lo que ocultan las rocas de la orilla, al que se atribuye una factura impecable, aliento lírico, habilidad para ficcionar alrededor de la figura del poeta Pablo Neruda. Lianny no pudo recoger su premio por encontrarse en una beca literaria en Chile.

En Literatura dramática, o teatro, el libro Intemperie, cuyo autor es el habanero radicado en España,  Abel Gonzales Melo, ganó el lauro. En él resaltan la imaginería de la estructura, la eficacia, el diseño de los personajes así como por la manera con que el  discurso se acerca a la realidad cubana contemporánea mediante un  espacio crítico.

Esta vez no pudieron ser presentados los libros ganadores de la edición del año pasado los que ya fueron editados e impresos por encargo de la Editorial Capiro de Villa Clara.


Hilda Cárdenas Conyedo

Periodista Licenciada en Filología 1988 por la UCLV ama el arte y sus manifestaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.