Jue, 24 junio 2021

Con riendas cortas, pero caminan

Las instituciones culturales de Manicaragua mantienen su vitalidad a partir de rediseñar la programación ajustada a las condiciones sanitarias actuales. La fase de trasmisión autóctona limitada de la Covid-19 acortan las riendas en el quehacer cultural según misión de cada una, pero marchan sin que el oscurecimiento resulte notable.

Para el contorno cultural resultó edificante el Premio de Restauración 2021 al Museo Municipal de Historia, otorgado por  el Centro Provincial de Patrimonio de Villa Clara. Tras una importante reconstrucción, se rescató el inmueble que data de 1915, construcción de uso doméstico y arquitectura ecléctica. 

Reinaugurado el pasado diciembre, único momento de concurrencia  representativa de público, la institución mantiene la exposición permanente, junto a sus ocho salas que transitan por las diferentes etapas de la historia local, pero sin afluencia de visitantes.

Sin embargo, cada mañana, en la zona del  centro histórico de Manicaragua, se escucha la Revista Si de Historia se trata dirigida a divulgar las efemérides y sucesos de la localidad o nacionales, promover los fondos que se atesoran en la colección. Asimismo, los especialistas y técnicos desarrollan el trabajo con la documentación y mantienen la sección histórica del programa radial Te traigo de la Emisora local.

Mientras, la Casa de Cultura Haydeé  Santamaría ampara la programación con la  Radio Base informativa, la presentación de aficionados especialmente de música, declamadores y narradores orales para público itinerante y la permanencia del concurso de música “A mal tiempo, buena cara” a cargo del instructor David Herrera a fin de fortalecer,  promocionar y divulgar el movimiento de artistas aficionados a través de las redes sociales. Los alumnos de la Enseñanza Artística como parte de la tutoría por los instructores participan en el diseño de las actividades de la institución.

Los escritores locales no cesan de crear o retocar las últimas obras en proceso para los talleres del Grupo Antares que los mancomuna  en cofradía  hace más de veinte años. Sin las peñas habituales para la promoción de sus libros editados en significativa cifra, desde el portal de la Casa del escritor, con micrófono en mano, sostienen las tertulias literarias y las actividades de la programación aunque sin el diálogo directo con el público.

No menos acontece en las instituciones de los poblados. En Jibacoa, el instructor de danza Miguel Pérez Serrano  de la Casa de Cultura Antonio Núñez Jiménez efectuó  la Fiesta de la Danza, aunque sin el sello de fiesta ni confluencia de asistentes. Allí, en el exterior, las unidades artísticas Dúo soneros y la agrupación Alegres cubanas tuvieron sus presentaciones como parte de los talleres de apreciación sobre bailes populares tradicionales. También se protegen las acciones educativas de salud y presentación de aficionados.

No hay  bienvenidas, invitaciones, ni encuentros suntuosos, aun  con las riendas cortas, en el panorama cultural manicaragüense no hay eclipse.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.