Mar, 15 junio 2021

Vacaciones, ¿qué hacer cuando el niño está casa?

La etapa de vacaciones puede ser un buen momento para compartir tiempo con tus hijos.

La etapa de vacaciones puede ser un buen momento para compartir tiempo con tus hijos.

El periodo de vacaciones resulta el momento más esperado por los niños de casa y el más preocupante para los padres, que deben seguir trabajando y a la vez compartir el cuidado del niño. La idea de vacaciones se relaciona habitualmente con la playa, piscina o lugares de relajación, pero no siempre escaparse a algún lugar fuera de casa es opción para la familia cubana.

Aun cuando logran reservaciones en campismo, casas en la playa o planifican para visitar abuelos, primos y familias fuera de las paredes del hogar, la tarea de “combatir” el aburrimiento de los pequeños se vuelve más que un reto. Los padres están en la constante disyuntiva de buscar momentos para que el niño disfrute sus vacaciones sin acarrear grandes gastos.

En época de laptop, celulares y tablets buscar espacios e ideas para compartir con tu hijo puede ser un buen momento de ocupar su tiempo y entrelazar lazos. Acá dejamos algunas ideas que pudieran generar un grato recuerdo de vacaciones en tus hijos.

Es importante que te pongas en su lugar y recuerdes las energías e imaginación que te acompañaron a esa edad. La negociación es vital; soleemos creer que nuestra etapa fue mejor, pero indudablemente ellos viven en otro contexto. Por tanto, compartan un juego en la computadora y luego enséñale aquel juego de mesa que disfrutabas de niño.

Planifica comidas sencillas en que pueda ayudarte para su realización. Algunas recetas como ensaladas, jugos, pizzas podrían ser un buen motivo para desarrollar sus habilidades y ¿por qué no? motivar a aquellos más reticentes a la hora de la comida. Tenle su propio delantal y cubiertos, podrías estar iniciando a un excelente chef.

Idear excursiones también puede ser genial, ¿seguro que conocen todos los lugares de la ciudad? Hazlo a manera de caminata y descubrimiento, pequeñas lomas, museos, parques que habitualmente no visitan. Solos o en grupo de amigos y padres, el cierre puede ser una merienda elaborada desde casa. Ambos podrían estar redescubriendo su ciudad y lo harían juntos.

Explota aquello en lo que tienes destreza e involucra a tu niño pueden estar haciendo karaokes, manualidades, simulando un escuela o el lobby de un hospital. ¿Tienes patio o una terraza? Protagoniza un día a una guerra de agua, gasta sus energías y diviértanse, para papá podría ser una tarde de relajación y risas.

Descubre qué le gusta ver a tus hijos y destina una piyamada con ellos, vean juntos una película que él te sugiera y luego sigiere otra que te gustaría que él viera, compartan cama o sofá juntos,  e idea un pequeño cine con rocitas de maíz.

Los juegos de mesas que involucren a toda la familia suelen ser geniales para la competición sana y espacio común. Aún recuerdo mis días de infancia juntos a mis padres y hermano y las rivalidades en el dominó, los dados o el monopolio, incluso, las noches de apagones de periodo especial jugando al veo veo. Puedo asegurarle que son de los mejores recuerdos que atesoro.

La vorágine actual con que se vive en el mundo ha hecho que se priorice mucho más lo material, indudablemente necesario, pero que nunca supera la necesidad de cariño que puede tener un niño. Y sí, por supuesto que se requieren de días de playa y diversión, pero los ratos creativos junto a mamá y papá son insustituibles.


Grettel Rodríguez Bazán

Colaboradora Licenciada en Periodismo por la UCLV 2009, disfruta las creaciones audiovisuales e imparte docencia sobre televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.