Jue, 24 junio 2021

La familia en la prevención de las enfermedades diarréicas agudas

En otro comentario abordé que con el quinto mes del año llegan los primeros y bienvenidos aguaceros. Los campos reverdecen y la vida se activa. Pero con mayo, sus lluvias y las altas temperaturas, también las aguas se contaminan apareciendo enfermedades diarreicas agudas muy peligrosas y que nos toca actuar en cada hogar para evitarlas.

Recuerdo lo que hace un tiempo conversé con un especialista del tracto digestivo y me advertía sobre el tema. En Cuba suele llamársela a estas enfermedades “el bobo de mayo” y muchos no le dan la importancia que tiene y hasta se automedican. Sin embargo, consultar al médico ante los primeros síntomas es deber de cada familia, como también lo es, higienizar el agua que consumimos, me advertía y desde entonces asumo lo que aprendí con él.

Este especialista al igual que todos, aconseja hervir el agua que tomamos e incorporarle el hipoclorito de sodio, también el lavado óptimo de las verduras y ensaladas y la higiene adecuada de todo lo que consumimos, así como su elaboración adecuada.

Argumentándome sobre el tema leí que las enfermedades diarreicas agudas (EDA) constituyen un problema importante de salud pública en el mundo. Son la segunda mayor causa de muerte de niños menores de cinco años y una de las principales causas de malnutrición. Son infecciones del tracto digestivo ocasionadas por virus, bacterias o parásitos, cuyo principal síntoma es la diarrea. La infección se transmite por alimentos o agua de consumo contaminado, o bien de una persona a otra como resultado de una higiene deficiente.

Sin embargo, en nuestro país no están dentro de las diez primeras causas de muerte, y los índices de mortalidad y letalidad que se registran demuestran una baja incidencia en la población cubana.  Pero no podemos descuidarnos, especialmente en los meses de calor, un descuido puede ser fatal y hacernos pasar un mal momento.

El Ministerio de Salud Pública cuenta con un sistema de vigilancia integrado para las Enfermedades Diarreicas Aguda, para la observación sistemática del comportamiento de las atenciones médicas por diarreas, brotes de enfermedad transmitida por alimentos y los fallecidos, así como referencia de incidencias sanitarias. Este sistema de vigilancia permite realizar acciones oportunas para el control y prevención de las enfermedades diarreicas, pero nuestra labor familiar cuenta.

La diarrea suele durar varios días y de acuerdo a su frecuencia puede privar al organismo del agua y las sales necesarias para la supervivencia. La mayoría de las personas que fallecen por enfermedades diarreicas, en realidad mueren por una grave deshidratación y pérdida de líquidos. Son más frecuentes en verano debido al clima que favorece la diseminación de las bacterias que las provocan. Con las altas temperaturas, aumenta el riesgo de deshidratación.

Reitero que los variados agentes infecciosos causantes de la diarrea se transmiten habitualmente por la vía fecal-oral, es decir, a través de la ingesta de agua o alimentos contaminados con materia fecal, o mediante la contaminación directa de las manos u objetos utilizados diariamente, por eso, el sistemático control en casa es tan importante.

También pueden provocar estos cuadros el uso de medicamentos, la intoxicación alimentaria provocadas por alimentos elaborados o almacenados en condiciones antihigiénicas, así como otros agentes infecciosos que solo con la asistencia médica se puede diagnosticar y curar. De ahí el papel que debe jugar la familia para prevenirlas.

En Cuba los servicios médicos establecidos en el sistema nacional de salud desde el consultorio médico de la familia, los policlínicos u hospitales, estos últimos durante las 24 horas del día, atienden a los enfermos e indican el tratamiento terapéutico a seguir.

Mantener la higiene de lo que consumimos, hervir el agua, no automedicarse en caso de padecerlas, es tan inteligente como acudir a un facultativo de ser necesario. Estas son responsabilidades que nos toca a todos dentro del seno familiar y sólo así podemos evitar males peores si de diarreas se trata.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.