Lun, 14 junio 2021

El envejecimiento de la población, un reto en el enfrentamiento a la pandemia

Cuando se anunció, en días pasados, que en el primer trimestre de este año en Cuba se habían registrado más defunciones que nacimientos, quedó evidenciada una verdad que hace tiempo vienen reflejando las estadísticas: somos un país envejecido. Esa situación hace más complejo el enfrentamiento al nuevo coronavirus.

Cuando se anunció, en días pasados, que en el primer trimestre de este año en Cuba se habían registrado más defunciones que nacimientos, quedó evidenciada una verdad que hace tiempo vienen reflejando las estadísticas: somos un país envejecido. Esa situación hace más complejo el enfrentamiento al nuevo coronavirus.

Al reflexionar sobre el tema, Juan Carlos Alfonso, vicejefe de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei), en su más reciente intervención en el programa televisivo Mesa Redonda, refirió que las regiones más envejecidas de Cuba son a su vez las más afectadas por la pandemia de la
COVID-19.

Explicó que la dinámica demográfica de la Isla, donde un quinto de sus habitantes tienen más de 60 años, impacta en el avance de la enfermedad causada por el SARS-COV-2.

Destacó el experto que Villa Clara, la provincia con mayor envejecimiento, y La Habana, donde más del 20 % de los habitantes son adultos mayores, se encuentran entre los territorios con mayor prevalencia de la COVID-19.

La densidad poblacional también incide en la expansión de la pandemia, según el Vicejefe de la Onei, quien puso el ejemplo de cómo el municipio de Centro Habana, en la capital, donde viven más personas por metro cuadrado en el país, reporta una alta cifra de contagiados.

Al profundizar sobre el tema, apuntó que en el oriente del territorio nacional, donde la natalidad es mayor y, por tanto, la población joven es
numéricamente superior, hay menos casos de la enfermedad en cuestión.

Al respecto, señaló que en el 46 % de los hogares cubanos hay al menos un anciano, y que en el 22 % de las viviendas residen adultos mayores solos. «Es una estructura familiar de países desarrollados», acotó.

Juan Carlos Alfonso significó que el desarrollo social de Cuba impide una mayor expansión del nuevo coronavirus sars-cov-2 en el país, a pesar de los índices demográficos poco favorables de la Isla.

«De no haberse tomado las medidas para detener la propagación de la pandemia, el impacto de la covid-19 hoy sería mucho mayor», aseguró.

Sin importar cuán compleja sea la situación demográfica en medio de la pandemia, el Estado cubano trabaja con denuedo para seguir defendiendo la vida.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.