Mar, 15 junio 2021

Una batalla decisiva*

Desde días antes de la batalla, comenzó la toma de puntos estratégicos de la región central de Cuba, especialmente de la ciudad de Santa Clara. Numerosos poblados fueron tomados por los revolucionarios dirigidos por el Ejército Rebelde. Esta batalla fue decisiva para la victoria final.

Aun cuando la historia relata varias acciones previas a la batalla de Santa Clara y la batalla en sí, es difícil de sintetizar en varios párrafos los sucesos de entonces, sin embargo, podemos destacar algunos hechos significativos. 

El 15 de diciembre el Che dirigió personalmente el derribo del Puente de Falcón, en el tramo de la carretera central entre Placetas y Santa Clara. Al día siguiente comenzó el ataque a Fomento, donde el jefe de la plaza organizó la defensa distribuyendo sus fuerzas en varios puntos de resistencia.

El Ejército Rebelde avanzaba con rapidez en Las Villas, atacando en rápida sucesión los cuarteles de Cabaiguán, Guayos y Sancti Spíritus. Al mismo tiempo, el Che mandó que otros pelotones derribaran los puentes sobre la línea férrea y la Carretera Central en la región espirituana, misión que cumplieron después de cruentos combates.

El ejército del régimen fue incapaz de reforzar a las plazas atacadas y para entonces, los prisioneros liberados por los rebeldes ya habían llegado a Santa Clara y Placetas con la consiguiente afectación de la moral combativa de los soldados batistianos.

En horas tempranas del día 22 se rindieron algunos puntos de resistencia, y al día siguiente la totalidad de las unidades del ejército de Batista, las cuales entregaron un total de 167 armas de guerra.

El 25 comenzó el asedio contra los puntos de resistencia de Remedios y Caibarién. En los combates se capturaron armamento y equipamiento militar para unos 200 efectivos, con los cuales se organizaron en dos nuevos pelotones de reclutas. Todo quedó listo para el ataque a la ciudad.

Los jefes del ejército batistiano organizaron la defensa casi con la misma táctica empleada por los jefes de las guarniciones atacadas y tomadas en días anteriores. Crearon un sistema de puntos de resistencia dentro de la urbe, algunos enclaves fuertes situados como defensas exteriores y otros como defensa de la retaguardia por la Carretera Central hacia La Habana.

Entretanto, el comandante Camilo Cienfuegos se ocupaba del cerco al cuartel de Yaguajay y de mantener cerrada la costa norte.

Para la ofensiva final los rebeldes crearon su estrategia de combate que logró vencer al enemigo en el enfrentamiento en cada uno de los puntos estratégicos de la ciudad.

El 28 de diciembre la columna del Directorio Revolucionario tomó posiciones cercanas a sus objetivos e inició el ataque a las posiciones enemigas. Mientras, las tropas del Che desde la Universidad Central avanzaban sobre la ciudad. La vanguardia dirigida por el capitán Acevedo combatió contra las tanquetas en los suburbios, varios combatientes rebeldes resultaron muertos o heridos.

El pelotón de Zayas atacó al enemigo atrincherado en la loma del Capiro, el cual hacía fuego de flanco contra la tropa rebelde que avanzaba por la carretera a Camajuaní. La aviación de combate bombardeó y ametralló durante todo el día.

En horas de la noche todos los pelotones entraron a la ciudad, con la ayuda de los combatientes clandestinos designados como prácticos.

Al día siguiente, las calles se llenaron de barricadas, la población apoyó de múltiples formas a los combatientes. Los ataques aéreos se concentraron sobre la ciudad. El descarrilamiento, ataque y rendición del tren blindado fue la acción más importante de aquella jornada.

El 30 de diciembre se combatía en toda la ciudad. Y cayeron en manos rebeldes el Gobierno provincial, el cuartel de los Caballitos, la cárcel y la jefatura de Policía, donde momentos antes de la rendición, cayó El Vaquerito, jefe del pelotón suicida.

Durante el último día de 1958, mientras continuaban los ataques de la aviación, los tanques y tropas de infantería salieron por última vez del Regimiento, en vano intento de cambiar la situación, pero fueron rechazados por los rebeldes. Los agentes del SIM y delatores agrupados como francotiradores en el Gran Hotel, fueron capturados. Se tomó la Audiencia y el importante Escuadrón 31 también capituló. Todo quedo listo para cercar y atacar al Regimiento.

En esa jornada también se rindió el cuartel de Yaguajay, quedando libre Camilo Cienfuegos para apoyar al Che en el esfuerzo final. El 1 de enero, Santa Clara estaba en manos del Ejército Rebelde, cuyas fuerzas se dispusieron a atacar directamente la sede del Tercer Distrito Militar, donde el jefe de las tropas se dio a la fuga y los oficiales intentaron retardar la rendición incondicional exigida por el comandante Ernesto Che Guevara. Entregaron la fortaleza a las 12:00 horas de ese día.

Esta batalla constituyó la Derrota final del gobierno de Fulgencio Batista, quien huye del país, y resulto ser una victoria decisiva para el Movimiento 26 de julio.

*Resumen de la histórica Batalla de Santa Clara, acciones previas y resultado final: recopilación de varios textos


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.