jueves, 23 septiembre 2021

Para ti, papá

Hoy los progenitores tienen los mismos derechos que las madres y ofrecen tanto amor y educación a sus hijos como ellas. Por supuesto, toda regla tiene su excepción, y también hay padres que no se ocupan o no cumplen su rol. Pero también cada día son más las historias cercanas entre padres no biológicos que asumen ese rol con toda la responsabilidad que esto conlleva.

Cuando se acercaba el tercer domingo de junio, fecha escogida para homenajear a los padres, escuché a un amigo decir: “parece que éste domingo no va a ser como el domingo que se les dedica a las madres, porque muchos dicen que padre es cualquiera”. Y me dejó pensando, porque dolorosamente, en parte, tenía razón.

El segundo domingo de mayo las familias buscan regalos y diversas formas de homenajear a las madres, que por tradición siempre son las más consagradas en la familia; mientras papá trabaja, nosotras permanecemos en casa cuidan de los hijos. Considero, por suerte, que los tiempos y la sociedad han cambiado, sobre todo en cuanto al concepto de familia y al lugar que ocupa el padre en las mismas.

nina y papa

Hoy los progenitores tienen los mismos derechos que las madres y ofrecen tanto amor y educación a sus hijos como ellas. Por supuesto, toda regla tiene su excepción, y también hay padres que no se ocupan o no cumplen su rol. Pero también cada día son más las historias cercanas entre padres, biológicos o no, que asumen ese rol con toda la responsabilidad que eso conlleva.

Indagando en la historia de ésta fecha, la primera celebración en Cuba tuvo lugar el 19 de junio de 1938 por iniciativa de la escritora y artista Dulce María Borrero, quien abogó por la generalización en la Isla del homenaje a los padres, cuyo más remoto antecedente pertenece a la propuesta de la norteamericana Sonora Dood en 1909 cuando intentó, sin éxito, la promulgación en su país de una fecha dedicada a los padres.

La fecha de celebración varía de país a país. En la mayoría de América Latina, al igual que en Estados Unidos y Canadá, se celebra el tercer domingo de Junio. En Bolivia y Honduras se festeja el 19 de marzo, día de San José, según la tradición católica. En Brasil, en cambio, se celebra cada segundo domingo de agosto; en tanto que en República Dominicana se celebra el último domingo de Julio. Mientras que en El Salvador el festejo es el 17 de junio.

En Argentina, se festejó por primera vez el 24 de agosto de 1958, en honor a José de San Martín, llamado «Padre de la Patria». Pero luego se le cambió al tercer domingo de junio que es cuando se festeja actualmente.

Recuerdo en este instante al hombre de La Edad de Oro, nuestro José Martí, en su cuento “Nené traviesa”, cuando en un fragmento del mismo escribió: “El padre de Nené la quería mucho. Dicen que no trabajaba bien cuando no había visto por la mañana a la hijita”. Y es que Nené, como relata el cuento, tenía a su madre fallecida y era el padre quien asumía, con todo el amor, la crianza de la pequeña.

El propio Martí escribe a su hijo José Francisco en la dedicatoria del poemario Ismaelillo: “Hijo, espantado de todo me refugio en ti…Cuando he cesado de verte de una forma, he cesado de pintarte”. Cuánto amor el de nuestro Apóstol por su único hijo, un amor expresado en este poemario compuesto por 15 poemas, en el año 1881.

Felicitemos entonces en este día a quienes nos estrecharon en sus brazos, nos protegieron, educaron y entregaron su amor ilimitado. Siempre necesitaremos de esos consejos, abrazos y palabras de consuelo . Sirva este tercer domingo de junio para decirles cuánto los necesitamos en nuestras vidas. ¡Felicidades papá!


Helen Álvarez Martínez

Locutora Lic. Comunicación Social (2013) por la UCLV. Locutora de varios espacios de la radio y la tv villaclareña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.