martes, 28 septiembre 2021

Memoria Viva: Santa Clara.La República (I)

Telecubanacán les invita a desandar la historia de la ciudad más santa y clara de Cuba que está próxima a arribar a sus primeros 330 años.

Telecubanacán les invita a desandar la historia de la ciudad más santa y clara de Cuba que está próxima a arribar a sus primeros 330 años.

La ciudad de Santa Clara inició el Siglo XX en una precaria situación económica y social, provocada en primer lugar,  por la despiadada explotación a que fue sometido anteriormente el país por el régimen colonial.

Al concluir la Guerra por la Independencia de España en 1898, el territorio vio prácticamente arruinada la riqueza azucarera, tabacalera y agrícola que lo sustentaba, a la par que mostraba un forzado incremento de la población urbana a causa de la política de Reconcentración puesta en práctica por el General español Valeriano Weyler desde 1896, con el objetivo de impedir el apoyo de los campesinos a las tropas mambisas.

Bajo ese panorama, al instaurarse la República en 1902, comenzó a predominar una actitud de rechazo a lo español, el cual lógicamente se expresó en la Arquitectura como reflejo de la sociedad, en la búsqueda hacia otras formas europeas de expresión clásicas y eclécticas.

Tras una rápida recuperación de los efectos devastadores de la guerra, atendiendo a los presupuestos municipales que a partir de 1910 rebasaron por primera vez en la historia la cifra de los 100 mil pesos, la ciudad comenzó a transformar gradualmente su imagen urbana, especialmente la de su centro histórico, con la construcción de un volumen considerable de obras relevantes que perduran mayoritariamente hasta nuestros días.

En el año 1900 se termina e inaugura el Parque Chao, explanada situada frente a la Iglesia Mayor, y en 1904 el Paseo Monteagudo, espacio comprendido entre la Iglesia y el Parque Vidal. (Ambos desaparecieron al ser demolida posteriormente la Parroquial Mayor).

Demolición de la Parroquial Mayor

En 1911 por disposición del municipio, se lleva a cabo la construcción de la glorieta para la Banda Municipal, emplazada en un extremo del Parque antiguo, la cual hoy constituye precisamente el centro del Parque Vidal.

El Palacio Provincial de Gobierno fue la primera obra que surge en ese entorno con características novedosas e imperecederas, cuya construcción, de estilo neoclásico con códigos del arte griego, comenzó en 1904 y culminó en 1912. Desde sus inicios acogió en uno de sus locales de la planta baja una sala de lectura, génesis de la actual Biblioteca Martí.

palacio prov gobierno sc
El Palacio Provincial de Gobierno posteriormente devendría en la actual Biblioteca Provincial Martí.

El estilo de esa emblemática edificación incidió en otras obras posteriores del casco histórico como el Banco Nacional de Cuba, y el Instituto de Segunda Enseñanza, erigidos en 1911 y 1915 respectivamente.

Banco parque y trist

Ese auge inversionista tuvo un mayor impulso tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, y el consecuente incremento de los precios del azúcar, lo que trajo un período de bonanza económica conocido como “Danza de los millones “o período de las “Vacas Gordas”.

En el caso de Santa Clara, ello se expresó urbanísticamente en el surgimiento de otros inmuebles como los actuales Salón de Exposiciones y Centro de Orientación de la Moda y las Costumbres, la Cámara de Comercio (1920), y el Palacio Municipal de Gobierno en 1922.

palacio gobierno sc
El Palacio de Gobierno Municipal, hoy sede de la Emisora provincial CMHW

Al año siguiente, el día 3 de mayo, fue entregado al ayuntamiento de la ciudad el proyecto para la nueva modificación y ampliación del Parque Vidal de Santa Clara.

parque vidal

Tras su aprobación, comenzó la criticada demolición de la Parroquial Mayor el 22 de agosto de 1923, acción que marcó la transformación definitiva de la imagen colonial de la antigua Plaza Mayor en un proyecto ecléctico, posteriormente enriquecido.

El mismo previó ubicar a la Glorieta como centro, extender las áreas de paseo hacia el lugar que ocupaba la Iglesia, erigir una pérgola a una entrada de la explanada, transformar los jardines, colocar hileras de sillas alternadas con bancos y  luminarias con pedestal de metal y focos redondos, así como mantener las esculturas ya existentes en honor a figuras históricas locales como los padres Juan Martín Conyedo, Francisco Hurtado de Mendoza, al presbítero Alberto Chao, y la lápida al Coronel Mambí Leoncio Vidal Caro.

En ese proyecto se incluyó además la colocación en 1924 de una estatua a la benefactora Marta Abreu de Estévez y la fuente del “Niño de la bota infortunada”, así como acometer la pavimentación del Parque y el adoquinado de las calles circundantes.

La inauguración del «nuevo» Parque se realizó el día 15 de julio de 1925.  Muchos lo calificaron como uno de los más hermosos del país.

Posteriormente a la remodelación del Parque Vidal se ejecutaron nuevas obras que desde entonces complementaron su entorno: se construye en 1925 la primera parte del Hotel Florida, el cual se fusionó con el Teatro Villa Clara en 1928; afloró la llamada Joya Ecléctica de Santa Clara: el nuevo edificio del Liceo Artístico Literario (1927), en la actualidad Casa de la Cultura “Juan Marinello,” y se culmina  en 1929  el Hotel Central y el edificio que acoge en la actualidad al restaurant “El nuevo artesano”.

El auge constructivo no sólo se limitó en los primeros 30 años de República a transformar el centro histórico, sino que se extendió hacia otras áreas de la ciudad pese a la nueva crisis económica que afrontaba Cuba en ese período, llamado el de las “Vacas Flacas”. Ello obedeció a que la fiebre constructiva del machadato tuvo en Santa Clara a una de sus consentidas.

En la etapa muchas fachadas coloniales de viviendas y otros establecimientos van a convertirse en neocoloniales, se pavimentan calles, surge la primera red de alcantarillados, acueducto y planta de potabilización del agua; el  Hospital de Maternidad e Infancia “Lutgarda Morales”, la Escuela Normal para maestros y otros múltiples establecimientos de servicios.

hops materno

Mención especial merece la construcción en 1927 del Palacio Provincial de Justicia, otra de las Maravillas de la arquitectura santaclareña aún en el presente, ante el cual se erigió una nueva plaza pública o parque, con un monumento al segundo gobernante que tuvo Cuba: José Miguel Gómez.

Parque audiencia

Frente al colosal complejo arquitectónico se ubicó la Carretera Central en el tramo concluido desde Matanzas en 1930, obra que benefició extraordinariamente a la entonces Capital de Las Villas como punto de tránsito entre el Occidente y Oriente del país.

carretera central


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.