domingo, 26 septiembre 2021

La gratitud ganada

Cada mañana se les veía transitar hacia sus objetivos de intervención. Casi al anochecer, sus piernas caminaban de vuelta o al reinicio de otra jornada de patrullaje. Durante ese ir, estar y venir, en los rostros de unos y otros se vislumbraba un acento especial. Quizás era ese que deja Beethoveen en su canto a la plenitud venciendo lo adverso, y de no hacerlo consciente, ellos en el nuevo escenario, se apropiaron de las coordenadas y aprendieron a conocer más sobre las luces de la vida.

Hubo que hacerla bonita, remediar  dificultades lo más rápido posible, pero se necesitaban aquí, en Manicaragua, donde todo se tensaba por la situación sanitaria. Demasiada demanda de operativos para el control de las medidas y la disciplina, especialmente en las zonas muy extensas bajo cuarentena y con mucha movilidad. Centros docentes internos de Santa Clara asistieron con literas, otros organismos y empresas del territorio con otras contribuciones logísticas.

Y así en dos aulas del Seminternado Alfredo González del poblado, quedaron establecidas como el campamento para la delegación temporal dirigida por el joven camagüeyano Teniente Osmany de Armas  Dorta. Con lo sentido por cualquier anillo o parte céntrica de Corralillo, Placetas, Quemado de Güines, Santa Clara como lugares de residencia, llegaron a Manicaragua Guillermo, Luis Mario, Daniel, Julio Ernesto y otros más para la nueva misión relacionada con el  enfrentamiento a la pandemia.

Cada mañana  se les veía transitar hacia sus objetivos de intervención. Casi al anochecer, sus piernas caminaban de vuelta o al reinicio de otra jornada de patrullaje. Durante ese ir, estar y venir, en los rostros de unos y otros se vislumbraba un acento especial. Quizás era ese que deja Beethoveen en su  canto a la plenitud venciendo lo adverso, y de no hacerlo consciente, ellos en el nuevo escenario, se apropiaron de las coordenadas y aprendieron a conocer más sobre las luces de la vida.

Durante 21 días permaneció la agrupación junto al Consejo de Defensa Municipal a fin de contribuir al control de las medidas establecidas para contener la propagación del virus. Y cumplieron. Con satisfacción vieron desamarrar las cintas amarillas en la última zona bajo cuarentena en el poblado.

jovenes far minint manicaragua

Los jóvenes oficiales y combatientes del Ministerio del Interior (Minit) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) contribuyeron a reducir la transmisión de la enfermedad con sus generosos aportes. Por eso, en la sencilla ceremonia de despedida, se escuchó el “gracias por el tiempo en Manicaragua” y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) les otorgó la condición Jóvenes por la Vida, momento en que la gratitud ganada brilló con razones suficientes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.