viernes, 24 septiembre 2021

La enfermería: vocación de servicio

La satisfacción por cumplir con su vocación de servicio, acrecentada en estos tiempos pandémicos, es el mayor reconocimiento para todos en este Día Internacional de la Enfermería.

En estos días, las enfermeras Yurema Águila y Yumisleidy Alonso cubren  turno de trabajo junto al doctor Rodolfo Abreus en la sala de cuidados intensivos del Policlínico 50 Aniversario de Manicaragua, en una mañana tranquila, sin pacientes, pero también han tenido otros espacios en el Hospital Militar Manuel Fajardo de Santa Clara, al cuidado de enfermos con la pandemia en ejercicio de una  profesión, un llamado de honor que radica en la constancia y esfuerzo por hacerlo bien.

Por eso, “enfermera sí, si tuviera que nuevamente elegir, no lo dudaría: enfermera de profesión. Desde niña  me gustó cuidar y jugar a las enfermeras sin tener a nadie cercano para imitar. En 20 años de servicio, he vivido muchas experiencias que me engrandecen cada día”, salta de Yurema sin mediar interrogación.

También su entrega y profesionalidad ha sido un pilar para su compañera de trabajo Yumisleidy en eso de acompañar, compartir y sostener, cuando alude a su primera vez en zona roja. “Tuve miedo, hasta con el traje, me parecía que me asfixiaba, creí no poder, pero sí pude y he vuelto otra y otra vez, tantas como se necesite, siempre tuve el apoyo de Yurema, con esa tranquilidad y fortaleza que transmite, con ella me sentí segura. Menos mal que siempre vamos juntas.”

Mientras, el enfermero Yoan, formado en el hospital pediátrico de Santa Clara según confiesa, hoy alterna entre el consultorio y el centro de aislamiento en la Base de Campismo Río Seibabo. Es la primera experiencia para el joven técnico en Enfermería quien valora cuánto ha crecido en lo humano y profesional por tratarse de pacientes que requieren un tratamiento especial por las condiciones que los traen aquí.

De las diversas situaciones, indudablemente ligadas a momentos extremos, también da cuenta: “me alegra tanto entregar egresos, sin embargo, ahora termino de informar la positividad a dos pacientes y trasladarlos a la cabaña en observaciones, una señora adulta y un niño de un año, su nieto, muy fuerte, pero hay que sobreponerse y enfrentarlo».

La satisfacción por cumplir con esa vocación de servicio, acrecentada en estos tiempos pandémicos, es el mayor reconocimiento para todos en este Día Internacional de la Enfermería.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.