domingo, 26 septiembre 2021

Cervecería Manacas: hacia una renovación

Aunque marcada por el deterioro de los años, la empresa cervecería "Antonio Díaz Santana" de Manacas, enfrenta hoy ambiciosos programas productivos.

Aunque marcada por el deterioro de los años, la empresa cervecería «Antonio Díaz Santana» de Manacas, enfrenta hoy ambiciosos programas productivos.

La Empresa Cervecería «Antonio Díaz Santana» más conocida como Manacas por su acercamiento al enclave poblacional de igual nombre del municipio de Santo Domingo, en Villa Clara, constituye una industria imprescindible en la elaboración de este producto en el  centro del territorio cubano.

Sus méritos son el resultado de una cohesionada masa laboral, que en circunstancias casi siempre extremas por el deterioro de la tecnología, cumple sus compromisos productivos -y aunque todavía insuficiente-, satisface la demanda de gran parte de los consumidores nacionales.

Esta industria se fundó el 15 de noviembre de 1953 y pertenece al Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria GEIA.  Su objeto social es la producción y comercialización de cerveza y malta en botella, a granel y en toneles para el mercado nacional.

De manera secundaria obtienen subproductos derivados como  el afrecho, y la levadura, los que se venden a la empresa porcina y a Azcuba para el alimento animal.

Actualmente y luego de diez años sin transformaciones tecnológicas significativas, la empresa cervecería «Antonio Díaz Santana» de Manacas, se encuentra en un proceso inversionista a un costo superior a los 2 millones 700 mil pesos con la instalación de una empacadora y desempacadora nueva, vital para el área de embotellado, dos  calderas, un filtro, y un grupo de nuevas piezas para el sistema de frio; bombas para diferentes áreas, entre ellas la energética y otras para los vehículos de distribución de cerveza dispensada. Se adquirieron, además, 200 equipos para el expendio de este producto de alta demanda popular con un sistema a base de aire,  lo que elimina la costosa compra del CO2.

Hoy nuestros objetivos se dirigen a la sustitución de importaciones, un plan de desarrollo en tres etapas hasta el año 2030, la introducción de nuevos renglones y la aplicación de la inversión con capital extranjero. También sugerimos un programa de desarrollo local fundamentalmente en la línea de embotellado.

 Su trabajo está encaminado al mejoramiento de la calidad de las producciones y sobretodo satisfacer las necesidades crecientes del pueblo con mayores volúmenes y un producto inocuo y de calidad que agrade al consumidor.


Aliuska Brizuela Vega

Licenciada en Periodismo Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán y amante de la literatura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.