viernes, 24 septiembre 2021

Y tú: ¿en qué mundo existes?

Si yo le dijera que vivimos en dos mundos probablemente usted le ofrezca espacio a la duda mientras lo piensa; luego, y estoy casi segura me otorgará la razón.
laptop-y-nasobuco Foto: Red Internacional de Periodistas
Foto: Red Internacional de Periodistas

Así funciona(mos) hoy en día, donde el conocer a una persona viene acompañado de: ¿me das tu WhatsApp? ¿tienes Facebook? ¿y si nos seguimos en Twitter? … como si para existir en la “vida real” fuese necesario tener rostro y cuenta en el ciberespacio.

La red de redes tal y como la conocemos hoy apenas supera las tres décadas de vida y todo parece indicar que no será cuestión de unos “añitos” su estancia, porque internet llegó para quedarse. Si no me cree compruébelo usted mismo: en 1992 existían aproximadamente un millón de computadoras conectadas, mientras que para 2020 la cifra de usuarios en línea ascendía a 4600 millones (alrededor del 60% de la población mundial).

Las redes sociales se han convertido en nuestro “nuevo mundo”, superando incluso “el mundo real”. Digamos que son el medio dominante hoy, en un planeta confinado y encerrado en casa, donde las alternativas de estudio, trabajo, diversión e interacción social se encuentran tras pantalla de ordenador o a punta de “like” en el móvil.

Pero esto ya venía de antes, sí señor, solo que la COVID-19 ha llegado para mostrar a todos que sin las nuevas tecnologías poco podemos hacer. Google, Amazon, Facebook, Apple o Microsoft tiran la moneda al aire y se sortean el control del mundo, mientras se ocupan y preocupan de seleccionar lo que vemos, lo que leemos, e incluso también el orden en que recibimos la información.

Entonces, si yo me lanzo a preguntarle qué hace usted en internet o en las redes sociales, lo más común es que responda: pasar el tiempo, encontrar contenidos relajantes o graciosos, estar en contacto con amigos, conocer nuevas personas, trabajar, estudiar, compartir  opiniones, fotos o videos…

Y hasta aquí todo bien, sin ningún problema “aparentemente”, porque para eso fueron diseñadas; sin embargo en medio de la avalancha de reacciones, directas, historias o vistos, se encuentran también las falsas noticias, las verdades a medias, las informaciones manipuladas, las campañas de desprestigio e incluso de incitación a la violencia.

¿Es tan segura la red de redes como aparenta serlo? Si estamos hablando de la mercantilización de espacios o la penetración cultural, yo en su lugar me lo pensaría dos veces. No se puede ni se podrá llevar las riendas de un entorno universal si dicho entorno funciona como tal.

Para que tenga una idea, desde 2005 hasta la fecha el señor Mark Zuckerberg a partir de su corporación Facebook ha llegado a más de 80 adquisiciones, entre las que destacan WhatsApp e Instagram. Tal parece entonces, que el punto clave en esta cuestión es  comprar a las empresas que hacen competencia.

No le sucede que se conecta y de momento aparecen “de la nada” contenidos afines a sus gustos y necesidades. Pues así funciona este gran monopolio a través de los negocios de publicidad, la que va dirigida a apropiarse de sus datos como usuario.

Pero como ya dije antes, Internet llegó para quedarse. Cada vez hay mayor disponibilidad de dispositivos en el mercado, con mayores funcionalidades y capacidades de almacenamiento de datos, con un desarrollo notable de las aplicaciones y un avance de la inteligencia artificial.

Entonces mi consejo no es que derribe el puente entre usted y las tecnologías, ni que actúe como el hombre de las cavernas en el siglo XXI, sino todo lo contrario: aproveche el espacio de la era digital, intercambie con otras personas y acorte las distancias.

Sea usted parte de transmisiones y encuentros virtuales, estudie, aprenda, trabaje, busque siempre la verdad y la objetividad; y no comparta ni ofrezca información de la que pueda arrepentirse luego; para que pueda decir con certeza que existe en el mundo real, y no flotando en la órbita de algún planeta abstracto y virtual.


Haylem Barroso

Estudiante de Periodismo Estudiante de Periodismo UCLV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.