martes, 28 septiembre 2021

Fidel Castro y los jóvenes de hoy

La impronta de Fidel Castro está hoy cada vez más presente en los jóvenes cubanos, quienes hoy son protagonistas de importantes tareas.

“Creer en los jóvenes es ver en ellos, además del entusiasmo, capacidad; además de energía, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroísmo, carácter, voluntad, amor a la patria, fe en la patria!, ¡amor a la Revolución, fe en la Revolución, confianza en sí mismos!, convicción profunda de que la juventud puede, de que la juventud es capaz, convicción profunda de que sobre los hombros de la juventud se pueden depositar grandes tareas”. Fueron estas la palabras de nuestro Comandante en Jefe en la clausura del Congreso de la Asociación de Jóvenes Rebeldes, en el Estadio Latinoamericano, el 4 de abril de 1962.

En aquella ocasión, Fidel Castro sentenció que la  juventud era la materia prima de  la Patria, continuadora de la Revolución. Tales palabras hoy tienen total vigencia, pues son los jóvenes de hoy con la  guía de los más experimentados los que llevan adelante la obra de la Revolución.

Ellos han sido imprescindibles en el enfrentamiento a la Covid-19. Desde el inicio de la  pandemia, en marzo del pasado año, asumieron la pesquisa activa en la comunidad, el activismo en los barrios, la atención de pacientes en zona roja, las labores de servicios en centros de aislamiento y hospitales, jornadas productivas, así la actual campaña de vacunación.

Digno ha sido el actuar, además durante las últimas semanas en el apoyo a la  provincia de Matanzas, donde médicos, profesionales de la  enfermería, trabajadores por cuenta  propia, han extendido su brazo solidario para ayudar a los  vecinos de la ciudad de los puentes.

Muchos han sido los rostros jóvenes que ante los  últimos sucesos sociales en nuestro país han salido a  las  calles a  reafirmar  su compromiso con  el  proyecto social cubano, que  si  bien es imperfecto y  necesita cambios, es el  más  justo y  humano.

En el escenario digital es admirable también la presencia de los jóvenes  revolucionarios, quienes han  respondido con argumentos maduros a esos que  ciegos por el  odio imperial, piden una intervención humanitaria en Cuba, sin apenas tener el mínimo de conocimiento de las consecuencias de lo que piden. Como dijera el  líder de la  Revolución en 1962, en nuestra  juventud no solo  podemos ver  su alegría, su arrebato, su  energía  y  entusiasmo. En nuestros  jóvenes hay  que  ver  también su frescura, su  inteligencia, su carácter, su capacidad transformadora, su amor  a  la  patria, su  fe  en el mejoramiento y  el deseo de continuar la obra que se inició el 1 de enero de 1959.


Belkis Vidal Ramos

Periodista Licenciada en Historia y Marxismo por la UCP de Sancti Spíritus en 1993. Periodista de profesión y pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.